Banner

Por César Omar Leyva
TRIBUNA
La puesta en marcha de la Oficina de Transferencia en el Instituto Tecnológico Superior de Cajeme, ha permitido que se generen las condiciones para la creación de un centro de capacitación en materia de aeronáutica, el cual será presentado al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) en el próximo mes de julio.
La idea de este ambicioso proyecto es que en ese espacio se capacite a la gente que va estar en contacto directo con la industria aeronáutica, desde los operadores de producción hasta los directivos e ingenieros que estén laborando en las empresas.
“Lo estamos haciendo en conjunto con la empresa Qet- Tech Aerospace, que recientemente inició operaciones en el Refieson y que ha decidido sumar esfuerzos con ITESCA para la generación de personal capacitado. Por lo tanto esperamos que para finales de año estemos iniciando los trabajos”, informó Paulino Sánchez López.
El director de la casa de estudios dijo que se trata de generar una industria nueva que actualmente no existe en la región, y que tiene el potencial para emplear cientos de profesionistas de distintas áreas.
“Vamos a generar la mano de obra que se necesita para hacer partes de los aviones a través del maquinado, estampado y puntura de aviones de la marca Boeing. Es un proceso que va a llevar varios años pero que ha interesado mucho a los empresarios de Qet- Tech”, explicó.
Sánchez López, señaló que en materia de aeronáutica, Sonora tiene proyecciones a futuro muy prometedoras, ello debido a que ya hay empresas instaladas en Empalme y Guaymas y comienzan a llegar las primeras a Cajeme, por ello es importante que en las instituciones de educación superior se generen los profesionistas capacitados para ocupar los puestos laborales que están por abrirse.

Deben regresar empresas que se fueron
El director de ITESCA también opinó sobre la falta de oportunidades laborales para jóvenes profesionistas que egresan de las universidades de la región. Este fenómeno lo atribuyó principalmente a que muchas empresas que antes generaban importante número de empleos, optaron por irse en lugar de quedarse e invertir en educación.
“Necesitamos que haya más empresas como Qet-Tech, que arriesguen capital para las universidades que es donde se van a generar los profesionistas que requieren. Deben poner millones para nosotros poder competir con los grandes en CONACYT, y poder bajar proyectos que en unos años propiciarán el desarrollo de la región”.
En el Valle del Yaqui, indicó, está mal aprovechada la producción, pues los productores no han querido invertir en generar industrias para el procesamiento de los granos. “Algo pasó que los hijos de quienes fueron los pioneros de este valle, ya no han querido poner dinero para crear industrias. En los 80’s teníamos empresas aceiteras y productoras de pastas y ahora hay muy pocas”, enfatizó.