Por Érika Hernández
AGENCIA REFORMA
URUAPAN.- En su primer encuentro oficial con el nuevo gobernador de Michoacán, Salvador Jara, el Presidente Enrique Peña Nieto le aseguró que no pretende generar competencia ni establecer otra instancia de Gobierno en la Entidad.
Al contrario, argumentó, quiere ser su aliado para que cumpla su responsabilidad como Mandatario estatal, cargo en el que durará 15 meses.
El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, deberá realizar de inmediato una evaluación junto con Jara sobre las acciones gubernamentales emprendidas desde enero pasado para frenar la violencia en la Entidad.
Esto, indicó el Presidente, para que el ex rector universitario tenga claridad de los objetivos que se ha planteado el Gobierno para frenar la violencia y alentar la inversión, y puedan tener una coordinación eficiente.
“El Gobierno de la República de ninguna manera pretende generar ni competencia ni establecer otra instancia de Gobierno, estamos trabajando de manera coordinada con gran respeto a la autoridad constituida en el estado de Michoacán.
“Tenga la certeza de que encontrará en el Gobierno de la República a un aliado que le permita cumplir con su responsabilidad y que de esta coordinación entreguemos buenos resultados”, dijo Peña Nieto al tercer gobernador con el que trabaja desde que inició su mandato.
Esa coordinación, continuó, ha sido efectiva con el comisionado para la Entidad, Alfredo Castillo.
En tono irónico, Peña Nieto afirmó que aunque éste funcionario federal parece más michoacano que mexiquense, pero no lo es, y eso, justificó, evita que politicen su encargo. Esto, en medio de acusaciones de autoritarismo contra Castillo por parte de líderes de autodefensas y de dirigentes de oposición.
Por sexta ocasión, el Presidente visitó Michoacán para hacer una evaluación del plan para enfrentar el problema de inseguridad por el crimen organizado, poner orden a las autodefensas y reactivar la economía en el estado.
Los cinco kilómetros que recorrió del Aeropuerto de Uruapan a la antigua estación del ferrocarril, donde entregó apoyos de la ‘Cruzada contra el Hambre’, estuvieron custodiados por militares armados, a pie o en camionetas.
En algunos tramos se colocaron vallas para evitar que ciudadanos se acercaran el convoy de vehículos blindados en los que viajaba el Mandatario junto con miembros de su Gabinete.
En cinco meses, dijo, se está logrando mejor las instituciones estatales encargadas de la seguridad, se han ampliado los programas sociales.
Por ejemplo, expuso, la Cruzada se amplió de siete a 51 municipios; se han instalado 450 comedores comunitarios, en los que se atiende a 53 mil michoacanos.
A distancia, el Presidente también entregó la reconstrucción de la Carretera Morelia-Pátzcuaro, la cual tuvo una inversión de 369 millones de pesos.