Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- En un video compartido por su defensa, José Manuel Mireles, líder de autodefensas de Michoacán, narra las vejaciones con las que fue tratado por las autoridades tras su detención.
El doctor comenta que cuando fue detenido no se le leyeron sus derechos y que en su traslado, a bordo de un helicóptero, temía ser aventado al mar, ya que viajaba solo.
“Yo pensaba que venía solo (en el helicóptero). (Yo pensaba) que me iban a aventar al mar, yo venía bien asustado”, relató en su encuentro con su abogada.
Mireles ironiza que en su detención, mientras comía en una pollería, estaba armado con un ala de pollo por lo que el desarme le costó un moretón en el brazo.
“Me tenían que desarmar porque yo estaba bien armado con una pierna de pollo, no solté la pierna”.
Además de la difusión de este video en Youtube, Vázquez declaró en entrevista radiofónica que ya promovieron un amparo para que su cliente sea trasladado de regreso a Michocán.
La litigante expuso que sin ser consignado a un juez, Mireles fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 11, ubicado en Hermosillo, Sonora.
“Al doctor Mireles, sin haber sido consignado, fue trasladado a Sonora en calidad de detenido, ni siquiera estaba puesto a disposición de ningún juez, nosotros ya estamos promoviendo el amparo respecto del traslado, porque estamos alegando desde su salud, hasta que el juez federal que lo va juzgar está en Michoacán, pero seguro ellos (las autoridades) van a decir que el doctor corre mucho peligro en un penal en Michoacán”, declaró a Radio Fórmula.
Vázquez mencionó que Mireles fue sometido a tortura psicológica por parte de los federales que lo detuvieron.
‘La tortura psicológica y grave consistió en que al Doctor cuando lo detuvieron inmediatamente le taparon la cabeza con una como capucha de maya, de tela, y al darse cuenta que todavía podía ver, le vendaron los ojos, entonces estuvo con los ojos vendados, con la cabeza agachada y con la policía federal burlándose de él más de cinco horas’, acusó.
‘El sombrero del Doctor Mireles es un símbolo, y los federales después de que lo tenían encapuchado, le gritaron groserías, lo hacían tener la cabeza agachada en el aeropuerto de Lázaro Cárdenas y lo tenían parado y tomándose fotos junto a él y poniéndose el sombrero un policía, luego el otro y muertos de la risa, como trofeo’.
Mencionó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos ya documentó la presunta tortura.
La abogada del ex líder de autodefensas agregó que aún analizan quiénes eran los escoltas que sí estaban armados al momento de la detención de Mireles.
‘Todavía estamos revisando las fotos para ver quién de sus escoltas estaban armados, pero si los escoltas están armados es porque ellos tienen las armas registradas y tenían la portación de armas porque luego de muchos trámites con el Comisionado Alfredo Castillo lograron que el doctor pudiera registrar a cuatro escoltas y ese día iban con él nada más tres’.