Banner

Anunció el Mandatario de EU que actuará solo

Por Rafael Mathus Ruiz
AGENCIA REFORMA
NUEVA YORK.- Barack Obama se cansó de esperar.
Tras un año de intentar llegar a un acuerdo con los republicanos, el Presidente de Estados Unidos anunció ayer que renuncia a firmar una reforma migratoria del Congreso, por lo que actuará solo.
“Los republicanos continúan bloqueando cualquier intento de reforma migratoria integral, y lo seguirán haciendo al menos por lo que queda de 2014.
“Hoy comienzo un nuevo esfuerzo para ajustar sólo lo más posible nuestro sistema para la inmigración”, dijo el Mandatario durante un discurso en los jardines de la Casa Blanca.
El verano pasado, una mayoría de 68 senadores republicanos y demócratas aprobó el proyecto de ley 744, el cual propone una vía a la legalización de 11 millones de indocumentados y un reforzamiento millonaria de la frontera.
Sin embargo, el ala más conservadora del partido Republicano en la Cámara de Representantes congeló el proyecto, al que califican de amnistía para quienes cruzaron ilegalmente la frontera.
Con su anuncio, Obama dio vuelta a la página, al dejar atrás las negociaciones legislativas y abrir la etapa de las acciones ejecutivas, un giro que la Casa Blanca viene planeando desde hace meses.
Grupos defensores de los derechos de los migrantes habían pedido al Mandatario que, por su cuenta, detuviera las deportaciones y ofreciera más alivios a los inmigrantes.
“Hoy se dio un buen paso. El siguiente marcará si fue un paso en la dirección correcta”, dijo Erika Andiola, activista de la organización Dream Action Coalition.
Pese a que Obama culpó a los republicanos del fracaso, agregó que seguirá intentando llegar a un acuerdo luego de las elecciones legislativas de noviembre o el próximo año.
La primera acción Ejecutiva que anunció fue el redireccionamiento de los esfuerzos de aplicación de la ley desde el interior de Estados Unidos a la frontera, lo cual podría desacelerar el ritmo de las deportaciones al concentrar los esfuerzos en impedir que más inmigrantes ingresen.
Obama no anunció alivios para los inmigrantes indocumentados que ya están en el país, pero una medida de ese tipo es plausible ante la presión de los grupos que abogan por los derechos de los migrantes sobre la Casa Blanca.
La decisión del Presidente llegó horas después de que le solicitara a líderes legislativos en una misiva su colaboración en una estrategia de disuasión contra la inmigración infantil masiva, que desde octubre suma más de 50 mil menores que cruzaron solos la frontera.
Para ello pidió fondos por al rededor de 2 mil millones de dólares.
Mientras, organizaciones como Human Rights Watch critican la apertura de nuevos centros de detención para menores, ya que detenerlos por su estatus migratorio está prohibido por el derecho internacional.