Banner

La Marina suma 57 presuntos criminales abatidos

Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El Ejército ha abatido a 628 personas en lo que va del sexenio.

La cifra incluye a los 21 hombres y una mujer muertos este lunes en Tlatlaya luego de que fueron presuntamente agredidos.

La cifra significa el 21.22% de todas las personas abatidas en la administración de Felipe Calderón.

Informes de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) establecen que en los seis años de la gestión del panista se registraron 2 mil 959 presuntos delincuentes fallecidos por los efectivos castrenses, luego de que atacaron a las tropas a balazos.

En un informe solicitado vía Transparencia, el Ejército dio a conocer que hasta abril había registrado a 606 agresores muertos, probables integrantes de la delincuencia organizada, saldo que se reportó en 642 agresiones a sus elementos, mientras realizaban patrullajes de seguridad.

La Marina, en tanto, suma del 1 de diciembre de 2012 hasta abril a 57 presuntos criminales abatidos, mientras que la Policía Federal se adjudicó en el mismo periodo a 118 probables delincuentes muertos, luego de repeler una agresión.

La SEDENA argumentó que en todos los casos han sido obligados a emplear el uso de la fuerza letal.

Detalló que las agresiones han tenido una recurrencia mayor en Tamaulipas, Nuevo León, Estado de México, Guerrero, Sinaloa, Michoacán, Chihuahua, Veracruz y Zacatecas.

De acuerdo con el Manual del Uso de la Fuerza de aplicación a las tres Fuerzas Armadas (Ejército, Marina y Fuerza Aérea), fechado el 22 de mayo de 2014, la fuerza letal consiste en la utilización armas de fuego, contundentes e improvisadas para proteger la vida propia, de terceros o se vaya a cometer un delito particularmente grave.

“Lo cual puede acontecer, cuando los agresores o transgresores amenacen al personal de las fuerzas armadas o a terceras personas, con arma de fuego, explosivos, vehículo, embarcación o aeronave en que se transporta u otro objeto que ponga en peligro la vida”.

“Cuando no sea posible detener al agresor o agresores, es conveniente no llevar a cabo una persecución ni accionar las armas de fuego para evitar daños a terceros, salvo que el agresor realice actos de resistencia agresiva grave, en cuyo caso el uso de la fuerza letal será dirigido precisamente hacia dicho agresor o agresores”, refiere el Manual, de cinco capítulos.

Otros incidentes, donde el Ejército ha abatido a presuntos delincuentes en conjunto con autoridades locales, se han reportado en Veracruz.

El 27 de marzo la corporación de ese Estado e integrantes militares abatieron a 10 a presuntos Zetas en Perote, que de acuerdo con la versión oficial, dispararon contra los uniformados al sentirse cercados.

El lunes se reportó el enfrentamiento más sangriento en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, entre la milicia y presuntos criminales en Tlatlaya.

En esa región el Ejército concluyó en 2013 la operación “Triángulo de la Brecha”, que abarcó a Tejupilco y Amatepec.