Banner

Por Ernesto Sarabia
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- A 17 años de arrancar el sistema de las Administradoras de Fondos para el Retiro, expertos discuten el futuro de las pensiones, la generación de las Afores y las variables que ayudarían a mejorarlas.
La Amafore estima que al elevar la densidad de cotización (la proporción de la aportación a la seguridad social respecto al tiempo total trabajado), mejorarían las pensiones por cuentas individuales.
A la vez que los especialistas del sector creen que la tasa de reemplazo (la pensión que obtendrá el jubilado con respecto a su salario como trabajador activo) puede ser de 20 por ciento del salario base.
Carlos Noriega, presidente ejecutivo de la Amafore dijo que elevar la densidad de cotización de 65 a 100 por ciento, favorecido por el entorno económico, es el que tiene el mayor impacto en las pensiones, pues puede subir la tasa de reemplazo en 70 por ciento.
Otro elemento de debate es subir la aportación de 6.5 por ciento del Salario base de Cotización a 11.5, lo que incrementaría la tasa de reemplazo en un 65 por ciento.
La edad de retiro también es analizada, pues de postergarse de 65 a 67 años, la tasa de reemplazo mejoraría en 18 por ciento, y si las comisiones sobre saldo bajan en 50 puntos base, el reemplazo sube sólo 14 por ciento, previó Noriega.
Alejandro Turner, presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores, dijo que en la mayoría de los casos la tasa de reemplazo oscilará entre 20 y 35 por ciento.
Con la legislación actual esa tasa será de aproximadamente 25 o 30 por ciento del último salario, calculó Francisco Miguel Aguirre, director general de Valuaciones Actuariales del Norte.