Por Jesús Guerrero
AGENCIA REFORMA
CHILPANCINGO.- Damnificados por las lluvias de “Manuel” de la comunidad de El Paraíso, del Municipio de Atoyac de Álvarez, pararon los trabajos de construcción de 56 casas que realizan empresas contratadas por la Secretaría de Desarrollo Agrario Urbano y Territorial (SEDATU) debido a que las obras presuntamente son de mala calidad.
En rueda de prensa que ofrecieron en esta capital del Estado, Inés Ríos Domínguez, presidenta del comité de vivienda para los damnificados de la organización Guerrero Nuestra Prioridad, afirmó que esta acción de protesta se realizó hace seis días.
Hasta hace una semana, se habían construido las primeras seis viviendas en la zona conocida como “La Quebradora” que es el lugar donde la gente de El Paraíso que resultó afectada, será reubicada.
Aquí las lluvias de septiembre del 2013, provocaron que 274 familias perdieran sus viviendas y demás bienes materiales.
“La gente se inconformó porque vieron que las casas fueron hechas de material de tabla roca y muy reducidas; la gente dice que parecen jaulas”, expresó Bernardo Martínez Valdez, uno de los damnificados de esta comunidad enclavada en la Sierra.