Banner

Octavio Chávez Peñúñuri

PRIMERA PARTE

Deseamos compartir el optimismo del Gobierno Federal, ya que afirma que la economía de México está mejorando como lo ha expresado el Presidente de la República Enrique Peña Nieto; sin embargo, al analizar las noticias que más adelante les presentamos, hay varios aspectos que contradicen esta situación, pero por lo pronto, vemos que el Informe Semanal del Vocero Oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público correspondiente al periodo del 23 al 27 de junio de 2014, inicia con una amplia nota relacionada con la Inclusión Financiera, continúa diciendo que la actividad económica tuvo en abril el mayor incremento mensual de los últimos 17 meses, pero, por otra parte, señala que en el primer cuatrimestre del año, la producción minerometalúrgica observa su mayor caída desde 2009 y tuvo una disminución del 6.0%, que el déficit del sector público continúa creciendo de manera preocupante, ya que en el periodo de enero a mayo de 2014, rebasó los 103,000 millones de pesos, por lo que consideramos que no es el momento de “echar las campanas al vuelo”, toda vez que debemos de esforzarnos más y sacar adelante a nuestro País, como se puede observar en la información siguiente:

Impulsar la inclusión financiera es impulsar la equidad social
Constantemente se ha dado a conocer que el Gobierno de la República tiene el firme compromiso de lograr que México sea Próspero e Incluyente, que mejore la calidad de vida de las familias mexicanas. Por ello, para cumplir con este objetivo el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 establece una serie de objetivos, estrategias y líneas de acción en diferentes ámbitos y sectores, entre los que se encuentra el sistema financiero. Específicamente, el PND contiene como un objetivo el democratizar el acceso al financiamiento de proyectos con potencial de crecimiento y realizar esfuerzos para promover la inclusión financiera.
La inclusión financiera, que se entiende como el acceso a los servicios financieros a toda la población, desempeña un papel muy importante en el desarrollo de cualquier economía, toda vez que facilita la disminución de la pobreza y la expansión económica. Las familias que tienen acceso al sistema financiero pueden ahorrar y obtener préstamos, así como seguros que les permitan cubrir su patrimonio, hacer frente ante contingencias o asegurar una mejor calidad de vida en su vejez. También, mediante el sistema financiero los ahorros de las familias pueden transformarse en créditos que apoyen proyectos productivos en los negocios que generen crecimiento económico y una mayor creación de trabajos.

Analizando a nivel mundial, se puede observar una relación positiva entre las cuentas de ahorro y el PIB per cápita.
Es por ello, que lograr un sistema financiero incluyente ha sido un objetivo prioritario de política en otros países y, especialmente en México, donde se han dado importantes avances. Cabe mencionar que en los últimos años, ha logrado consolidarse un fuerte sistema financiero, con altos niveles de capitalización y un manejo responsable pero que presta poco y caro, cuyos beneficios no llegan a toda la población.