Por Rachel García Vega
TRIBUNA
De dos años a la fecha las ventas que registran las librerías de la localidad han ido a la baja, por lo que hasta el momento el decremento es de un 20%, aseguró María de los Ángeles Félix.
La propietaria de una librería ubicada por la 5 de Febrero en el primer cuadro de la ciudad, dijo que la venta de libros ha disminuido en gran medida por cuestiones económicas, ya que los padres de familia y las mismas instituciones educativas buscan otro tipo de alternativas para poder cubrir los pagos de útiles, escolares, uniformes inscripciones y demás.
“Los papás ya no gastan tanto en libros”, pero el internet tampoco es una opción, ya que las casas editoriales cuidan mucho ese aspecto y tienen sus propios candados para impedir el acceso a los mismos, aún y cuando existen aquellas que en la compra de un libro dan acceso a una plataforma en la que pueden obtenerlo de manera electrónica, ello como un plus”, recalcó.
Dijo que la venta de libros para educación básica y educación media superior, ha disminuido de manera considerable ya que de la totalidad de estudiantes el 70% de los padres de familia adquieren los paquetes completos, el 10% utiliza libros de lectura reciclados y el 20% restante, son los jóvenes que no los adquieren o utilizan la opción de fotocopias.
“Donde sí ha bajado de manera desmedida la venta de libros es para educación superior, ya que el 95% de los estudiantes de ese nivel utilizan el internet como su principal fuente de información, ahí son contados los que adquieren un libro”, recalcó.
Los libros de inglés de todos los niveles educativos son los que se venden mucho más, pues para que un estudiante pueda realmente aprender un idioma adicional al español, los padres de familia los adquieren obligadamente, sobre todo aquellos que tienen a sus hijos en colegios particulares o bilingües.