Banner

Por Claudia Guerrero
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Finalmente Pemex y la CFE sí quedarán sujetas a la Ley Federal Anticorrupción.
Ambas empresas deberán hacer contrataciones por concurso, integrar catálogos de proveedores, rendir informes financieros e implementar denuncias anónimas, de acuerdo con el proyecto de dictamen de reformas a leyes energéticas.
El Senado, en comisiones, discutirá hoy un proyecto que endurece las medidas de combate a la corrupción y rendición de cuentas que el Ejecutivo había dejado fuera de su iniciativa para transformar a ambas paraestatales en empresas productivas del Estado.
El documento de las Comisiones de Energía y Estudios Legislativos Primera contempla realizar 50 modificaciones al planteamiento presidencial, entre las que se incluye sujetar todas las contrataciones de las dos empresas a la Ley Federal Anticorrupción y que la Secretaría de la Función Pública sea la autoridad competente.
Se prevé crear dos sistemas: uno de información sobre proveedores y contratistas, y otro para recibir quejas y denuncias anónimas de actos ilícitos.
Además, tanto Pemex como CFE serán evaluados por el Gobierno, pero a través de un comisario, que será un experto independiente, propuesto por el Ejecutivo y ratificado por las dos terceras partes de la Cámara de Diputados.
Con los cambios, todas las contrataciones deberán realizarse por concurso abierto y las propuestas podrán presentarse por medios electrónicos.
Para la adjudicación de contratos se prevén mecanismos de subastas ascendentes, descendentes o de primer precio en sobre cerrado, y se establecen criterios de desempate.
El auditor externo será designado por los consejos de Administración de las empresas, a propuesta del Comité de Auditoría.
David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, explicó que el modelo de combate a la corrupción para Pemex y CFE tendrá un diseño único, acorde con los estándares internacionales.
El senador panista Salvador Vega Casillas, ex titular de la SFP, explicó que, con los cambios, los fallos de las licitaciones no serán revisadas por la misma instancia que los emite, sino a través de un recurso de reconsideración que resolverá una instancia colegiada superior, al interior de la mismas empresas.