El problema debe ser atendido de forma regional y humano: EPN

Por Francisco Reséndiz
EL UNIVERSAL
PLAYAS DE CATAZAJÁ.- Al poner en marcha el programa Frontera Sur, el Presidente Enrique Peña Nieto advirtió que México está convencido de que el fenómeno migratorio debe ser atendido desde una perspectiva regional, corresponsable y humana.
Acompañado por el Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, por los gobernadores de Chiapas, Quintana Roo, Campeche y Tabasco, y por miembros del gabinete, el Presidente Peña Nieto precisó que este programa, con cinco líneas de acción, tiene un doble propósito: proteger y salvaguardar los derechos humanos de los migrantes que ingresan y transitan por México y ordenar los cruces internacionales para incrementar el desarrollo y la seguridad de la región.
El programa Frontera Sur contempla el reforzamiento de acciones del gabinete de seguridad nacional contra grupos delictivos que atacan a migrantes, labores de inteligencia de México y Guatemala a lo largo de la frontera, y el intercambio de información biométrica en tiempo real entre ambas naciones.
El Presidente Peña Nieto se manifestó a favor de lograr una frontera sur más segura, ordenada y porque la relación con Centroamérica contribuya al desarrollo de toda la región mesoamericana.
“En el pasado, los países centroamericanos y México trabajamos juntos por acabar con los conflictos armados y traer paz a la región. Si fuimos capaces de superar aquel desafío, hoy, estoy seguro de que también podremos mejorar las condiciones de la migración regional”, aseguró el Ejecutivo federal.
Si los países, dijo, unen voluntades y comprometen esfuerzos, podrán asegurar un trato digno y humano para los migrantes.
En su intervención, el presidente Pérez Molina afirmó que el programa concreta acciones para una frontera próspera, moderna, segura, con flujos migratorios ordenados y con respeto a derechos humanos.
Resaltó la visión del Presidente Peña Nieto que “en lugar de estar poniendo muros, obstáculos y dificultades” tiene visión de unión.
El Presidente Peña detalló las cinco líneas de acción del programa, que inicia con el ordenamiento del tránsito fronterizo, para obtener información mínima de los que cruzan.
Para alentar el acceso formal a México se facilitará la obtención de la Tarjeta de Visitante Regional para guatemaltecos y beliceños, gratuita y con la que su portador podrá ingresar hasta por 72 horas a Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco.
Los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y otras autoridades habrán de velar por el absoluto respeto a los derechos de los portadores de la tarjeta.
El segundo punto se centra en dar más seguridad para migrantes, por lo que se asegurará la adecuada operación de los 12 cruces fronterizos oficiales, 10 con Guatemala y dos con Belice y se transformarán los puntos de revisión aduanales en Centros de Atención Integral al Tránsito Fronterizo, con participación del INM, el SAT, la Policía Federal, la Sedena y la Armada de México, entre otras.
Peña Nieto dio indicaciones al Gabinete de Seguridad para incrementar acciones contra la delincuencia; la SEGOB, junto con autoridades de Guatemala, reforzarán las labores de inteligencia.
El tercer punto de protección y acción social, se centra en duplicar las unidades médicas, mejorar albergues y estaciones migratorias, y apoyar centros del DIF “que han sido superados” por la creciente migración infantil.
El cuarto punto, de corresponsabilidad regional, se centra en poner en marcha el mecanismo especial para atención de las niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, con El Salvador, Estados Unidos, Guatemala y Honduras.
Por último se crea la Coordinación para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur, por lo que el Presidente instruyó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a definir de inmediato a su titular.