Por Diana Baptista
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- México podría brindar asilo a migrantes menores de edad que huyeron por violencia en sus países de origen.
Como parte de la Ley General para la Protección y Asistencia de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes no Acompañados o Separados, dictamen que se trabaja en la Cámara de Diputados, se analiza la posibilidad de que México albergue a los menores, en lugar de deportarlos o ingresarlos en estaciones migratorias.
“En esta iniciativa de ley, lo que se ha considerado fundamental es que ningún niño, niña y adolescente menor de 18 años puede ir a una estación migratoria (...) a donde deben ir es a las instalaciones del DIF: el DIF nacional, los estatales, los municipales”, dijo ayer Amalia García, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara baja.
Recordó que Centroamérica vive una situación de inseguridad que obliga a la migración forzada de menores de edad.
Debido a que la deportación pone en riesgo al individuo, la diputada consideró que se deben generar protocolos para que, a partir de la situación de cada niño, exista la posibilidad de ofrecerle asilo en México.
En una reunión entre diputadas, funcionarios y activistas, el padre Alejandro Solalinde se dijo a favor de una estadía intermedia en albergues del DIF, a fin de que los niños y adolescentes regresen a su País de origen hasta que su seguridad esté garantizada en dicho lugar.
Así, indicó, se trabajaría en contra de la detención, contención y deportación de menores, mientras que la seguridad en la repatriación podría estar supervisada por una organización internacional.
Gabriela Morales, del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, criticó que 95 por ciento de los niños es deportado de forma casi inmediata, previa detención, sin un análisis de su contexto y de las causas que los obligaron a migrar.
El 5 por ciento de menores, abundó, son canalizados a albergues cerrados sin un procedimiento para determinar las mejores acciones de protección en cada caso.
“Si no se identifica cuáles son estos niños y niñas que se repatrian de manera automática, sin evaluar la situación de cada una de ellas y las causas por las cuales han salido de sus países, generamos circuitos de migraciones cíclicas, en donde salen de sus países, vuelven repatriados, y se les somete a situaciones de violencia”, advirtió.