Banner

Urge CCE apostarle más al sector de energía, agua y transporte

Staff

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- En el País hay un déficit de inversión de 60 mil millones de dólares en áreas como energía, agua y transporte, estimó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Este rezago correspondería a 14% del Producto Interno Bruto (PIB), si se considera lo que sería un capital de infraestructura adecuado para el tamaño de la economía mexicana.

En su comentario semanal, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCE, aseguró que para romper esta brecha y tener un crecimiento de cuando menos 3.5% al año, se deben invertir cerca de 71 mil millones de dólares anuales hasta el año 2025.

“La clave es la conectividad, la cual sigue siendo un punto débil para el desarrollo de México, y que debemos atender con visión estratégica, con una planeación cuyo horizonte sea de cuando menos de 20 a 30 años”, subrayó el líder empresarial.

Por ello, dijo, este es el mejor momento para fijar metas y compromisos concretos, tanto por las reformas estructurales que se están procesando como por la relevancia y los alcances del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018.

“Las oportunidades para el sector empresarial son múltiples y de gran calado, y se amplían con los nuevos esquemas de asociaciones público-privadas, y, desde luego, con la reforma energética y la de telecomunicaciones, que por sí mismas serán los más poderosos motores de inversión en los próximos años”, consideró.

Gutiérrez Candiani comparó la situación de México con el desarrollo de la infraestructura en Estados Unidos. El País del Norte tiene cerca de 245 mil kilómetros construidos, contra poco más de 15 mil de México. Y en gasoductos, la diferencia es de casi 500 mil kilómetros.

En otros rubros de infraestructura, las brechas son igualmente dramáticas: en número de vuelos aéreos, la diferencia es de 24 veces, y en abonados a internet por banda ancha, casi del triple.

En 20 años, 10 millones de mexicanos adicionales requerirán acceso a agua potable.

En líneas férreas, el kilometraje permanece estancado en México, y es casi 10 veces menor al de Estados Unidos.

“Necesitamos extender el acertado Programa Sexenal de Infraestructura a un plazo más amplio, hacia el 2030, con el cometido de multiplicar la infraestructura actual, poniendo como ejes del proyecto la conectividad y accesibilidad para todos los agentes económicos y todos los ciudadanos, tanto en términos de formatos como de costos adecuados”, señaló.