Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La resolución que ocasionó los problemas legales al magistrado Jesús Guadalupe Luna Altamirano ocurrió el 4 de enero de 2012, cuando absolvió de lavado de dinero a Arturo Culebro Arredondo “El Tito”, un presunto operador financiero del Cártel del Norte del Valle de Colombia.
Culebro, un mexicano que antes ya había señalado de lavado en España, es uno de los inculpados que más problemas ha ocasionado a la PGR a nivel judicial, pues desde su captura el 4 de abril de 2011 en Huixquilucan tuvo que consignar 4 expedientes en su contra para finalmente lograr mantenerlo en la cárcel.
El primer caso de lavado que le imputaron, fue por poseer 10 mil dólares en efectivo y por comprar un lote de 2 millones 4 mil 443 pesos a una empresa de Jaime Camil Garza, en el Condominio La Cima, Club Residencial de Acapulco, Guerrero.
Después de ser internado en el Penal de alta seguridad del Altiplano, en el Estado de México, el Juzgado Tercero de Distrito en Procesos Penales Federales de Toluca, le dictó la formal prisión por delincuencia organizada y lavado.
Este expediente originalmente fue consignado en el DF, pero lo resolvió por exhorto el juez de Edomex, por hallarse Culebro preso en aquella Entidad. Por ese motivo, cuando el acusado apeló la formal prisión, el asunto fue turnado al Tercer Tribunal Unitario Penal del DF.
Su titular en aquel entonces era Luna Altamirano, quien llevaba casi una década de haber ascendido a magistrado, luego de su paso por un tribunal colegiado en materia laboral y de presidir el Juzgado Sexto de Distrito en Procesos Penales del DF.
Luna para entonces ya era un impartidor de justicia atípico que había protagonizado diferendos públicos con otras autoridades, incluidas algunas del propio Poder Judicial de la Federación.
En 2009 el Consejo de la Judicatura Federal lo suspendió tres meses por cuestionar en una rueda de prensa a la entonces juez federal Silvia Carrasco, por haber condenado a 5 años de cárcel a Iván Guzmán Salazar “El Chapito”, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, sentencia que el magistrado ordenó revocar.
Antes, su fallo en favor de “El Chapito”, ocasionó que la PGR criticara abiertamente al magistrado.