Banner

Se disparan protestas

Por Arcelia Maya

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Organizaciones sociales calificaron como un crimen de Estado el fallecimiento del niño José Luis Alberto Tlehuatle Tamayo a causa de una herida en la cabeza presuntamente provocada por una bala de goma disparada durante una manifestación en Puebla.

“Lo que sucedió con la muerte de José Luis Alberto Tlehuatle es un crimen de Estado donde hay responsabilidad directa del Gobierno de Puebla, Moreno Valle, fue quien propuso al Congreso esta legislación (la llamada Ley Bala)”, afirmó en conferencia Simón Hernández León, abogado del Centro Prodh de derechos humanos.

También responsabilizaron a Facundo Rosas, secretario de Seguridad Pública de Puebla, quien participó en la implementación y desarrollo del operativo.

Los activistas culparon al Congreso local y a los principales partidos; PRI, PAN y PRD, por aprobar la “Ley Bala”.

También criticaron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión de Derechos Humanos en Puebla.

“La CNDH incluso avaló públicamente diciendo que esta legislación no violaba derechos humanos. Hay una responsabilidad de distintos entes públicos en estos hechos”, agregó el abogado.

En la conferencia participaron representantes del Centro Prodh de Derechos Humanos, Causa en Común, Artículo 19, el Colectivo Contingente Mx y la fundación Y Quién Habla por Mí.

Los activistas mostraron latas de balas de goma, partes de penetra barricadas y proyectiles de caucho que pobladores de San Bernardino Chalchihuapan recogieron el 9 de julio después del enfrentamiento entre policías y pobladores en la carretera Puebla-Atlixco.

Francisco Montiel, representante de la organización Causa en Común, expuso que en un monitoreo de policías en todo el País, en Puebla no cuentan con protocolos de actuación y desarrollo policial.

“El uso de estos artefactos (balas de goma) significa que no existen las condiciones para que esta ley opere y este vigente. Nos sumamos a la campaña para que esta ley sea abrogada”, expuso.

Según los activistas para hoy se prevé el sepelio del menor fallecido.



Y expanden las protestas

Pobladores de la junta auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan muestran su repudio en contra del gobernador del Puebla, Rafael Moreno Valle, colocando varias mantas donde lo llaman asesino.

En ellas, los pobladores de la localidad responsabilizan al Gobierno del Estado por la muerte del menor José Luis Alberto Tlehuatle Tamayo.

Los automovilistas y personas que transitan por la Autopista Puebla-Atlixco, lugar donde hace 12 días se dio la trifulca entre policías estatales y pobladores, pueden observar varias mantas con la imagen de José Luis con el rostro cubierto de sangre por la herida que sufrió.

“Moreno Valle asesino. Mataste a un niño con tus balas de goma”, se lee en uno de los mensajes.

Los pobladores consultados aseguran que la colocación de dichas lonas es una forma de dar a conocer a la gente que pasa por la comunidad, la clase de persona que es el gobernador del Estado.

“Muchos no saben de lo que es capaz ese señor y es una forma de que lo sepan, es capaz de matar a un niño”, asegura un colono.

En el puente que conduce a la comunidad también se realizaron pintas con leyendas que califican de asesino al funcionario panista.

En el interior de la junta auxiliar también se aprecian lonas donde los pobladores piden frenar la represión del gobernador y no permitir que existan más atropellos como los que sufrió el niño de 13 años.