Banner

A pesar de ello alerta la OMS
de que es una enfermedad
desconocida


Por Paloma Villanueva
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La hepatitis viral afecta a millones de personas en todo el mundo provocando enfermedades hepáticas agudas y crónicas que matan a cerca de 1.4 millones de personas al año y a pesar de ello, la hepatitis sigue siendo una enfermedad en gran medida olvidada o desconocida.
En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis que se conmemora cada 28 de julio, la OMS difundió una campaña con la que insta a los encargados de formular políticas, al personal de salud y al público en general a “pensárselo de nuevo” ante este asesino silencioso.
La OMS propone a los países medidas como:
-Fortalecer las actividades de prevención, detección y control de la hepatitis viral y sus enfermedades conexas.
-Aumentar la cobertura vacunal contra la hepatitis B e incorporar la vacuna en los programas nacionales de inmunización.
-Coordinar una respuesta mundial contra la hepatitis viral.
De acuerdo con información publicada en redes sociales por el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), la hepatitis es una enfermedad caracterizada por la inflamación del hígado y puede ser causada por infecciones por virus y otros agentes, células inmunitarias que atacan al hígado, medicamentos, daño hepático por consumo de alcohol o toxinas de hongos venenosos.
Los síntomas más comunes son fatiga, náuseas y vómito, fiebre, ictericia (coloración amarillenta en piel y ojos), dolor abdominal y pérdida del apetito, acolia (coloración pálida de las heces) y coluria (coloración oscura de la orina).
Sin embargo, el diagnóstico de infección aguda por virus de hepatitis B y C suele pasarse por alto debido a que muchas personas no presentan síntomas.
Los principales virus causantes de hepatitis según la OMS son los virus A, B, C, D y E y aunque en muchos casos es difícil determinar la vía de contagio, estos virus se transmiten comúnmente por contacto con sangre infectada, por vía sexual y, en los tipos A y E, por el consumo de agua o alimentos contaminados.