Al parecer no existe de momento la esperanza de

una posible reactivación de la economía local


Por Rachel García Vega

TRIBUNA

La falta de empleos y el estancamiento económico que se registra en Ciudad Obregón, es lo que está provocando la inseguridad, ya que al no existir opciones de trabajo, las personas buscan la manera de obtener ingresos de otra manera, aseguró Arturo Knapp Ramos.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), recalcó que la situación es cada vez más seria, ya que no existe un plan a corto plazo para sacar a Cajeme del estancamiento económico en el que se encuentra.

Expresó que recientemente la Cámara de Comercio tuvo un acercamiento con representantes de la Secretaría de Economía Estatal y la Secretaría de Desarrollo Económico donde se informó que las negociaciones para que grandes empresas se instalen en Ciudad Obregón, de momento están detenidas.

Explicó que aunado a ello el cierre de negocios está a la orden del día, ya que existen muchos locales cerrados, no sólo en el primer cuadro, sino en toda la ciudad y todavía falta mucho tiempo para que llegue el mes de diciembre que es cuando se reactiva un poco la economía local.

Knapp Ramos, dijo que lo más grave es que al parecer no existe de momento la esperanza de una posible reactivación de la economía local y tampoco la posibilidad de que se generen nuevos empleos.

En ese sentido, es importante que los mismos empresarios y la sociedad en general, tome sus propias precauciones para evitar ser víctimas de la delincuencia.

Finalmente, recalcó que para solucionar ese tipo de problemas que se presentan en Ciudad Obregón, las autoridades policíacas y el Gobierno no pueden lograr el cambio solos, ya que para ello se requiere también que se involucre a la sociedad y al sector empresarial, mediante un plan bien estructurado.