Banner

Requieren al menos 400 pescadores el documento para salir a pescar, dice Mireya Acuña

Por Carlos Razcón Valenzuela
LA VOZ DEL PUERTO
GUAYMAS.- “Con el tiempo encima”, porque se avecina la próxima temporada camaronera, Alma Mireya Acuña Gómez insiste gestiones para la conseguir alrededor de un millón de pesos en subsidios para financiar la libreta de mar a 400 pescadores que le solicitaron tal apoyo.
Indicó que así como en su época de diputado federal, Carlos Ernesto Zataráin González financió ese documento a tripulantes de la flota de altura guaymense, espera obtener el respaldo económico de legisladora sonorense, Claudia Pavlovich Arellano, con la intermediación de las autoridades municipales.
La libreta de mar para patrones y motoristas cuesta alrededor de cuatro mil pesos, mientras que para cocineros y marinería oscila en los dos mil pesos; en esas cifras se incluyen costo de los exámenes médicos (200 pesos), así como de los cursos de Supervivencia en el Mar.
La dirigente de la Asociación de Armadores Productores de Guaymas explicó que en menos de un mes, recibió cuatro centenares de solicitudes; la mayoría son para renovaciones de la libreta y, “unas cuantas” son de jóvenes que aspiran a embarcarse por primera vez en busca del llamado “oro rosado”.
“La gente no tiene ni para comer, menos para hacer un gasto de esa proporción, cuando no tienen trabajo en tierra”, señaló Acuña Gómez, quien dijo que en los próximos días podrían incrementarse las solicitudes de tal apoyo.
Confió en que merced a sus relaciones de alto nivel, una legisladora podría obtener “la gracia” por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y se liberen aquellas documentaciones sin costo o, a un precio simbólico.
“Ya nos está ganando el tiempo y para principios del próximo mes los pescadores deben tener su libreta de mar, para aplicarse al alistamiento de redes y cubierta y algunas reparaciones menores que ameriten los barcos”; pero el problema estriba en que ningún armador otorga contrato --Capitanía de Puerto tampoco expediría despachos vía la pesca-- sin la imprescindible libreta de mar.