Banner

Si Yaquis deciden repetir la consulta, la Misión Civil de Observación solicitó que su decisión sea respetada y vinculante para el Estado mexicano, para que operación del acueducto se detenga si así lo piden.

Por Diana Baptista

AGENCIA REFORMA

CULIACÁN.- La consulta a la Tribu Yaqui sobre el acueducto Independencia presentó irregularidades como intimidación, falta de información, y violaciones a los derechos de la tribu, denunció la Misión Civil de Observación de la Consulta.

En conferencia de prensa, Javier Bautista, del Programa Intercultural de Asuntos Indígenas (PIAI-IBERO), acusó que existen cuatro órdenes de aprehensión en contra de miembros de la tribu, por delitos relacionados con los bloqueos carreteros que ha realizado la población.

Además, dijo, el 11 de julio se realizó un operativo por parte de la Policía Estatal de Sonora, que realizó cateos en varias casas sin ninguna orden judicial.

“La misión ha visto que estas formas de coacción, como las órdenes de aprehensión, han afectado al proceso de consulta, pues bajo estas condiciones, un proceso de consulta no se puede llevar a cabo”, afirmó.

Edmundo del Pozo, miembro de la misión, agregó que, en ocho meses de trabajo, el Estado mexicano no entregó información solicitada por la Tribu Yaqui en relación a la construcción y mecanismo del acueducto, retardando así la consulta.

Añadió que, aunque se solicitó a SEMARNAT que se parara la operación del acueducto mientras el proceso de consulta se llevaba a cabo, éste continuó operando de manera ininterrumpida.

“Mientras se dilata la entrega de información, se sigue sacando el agua de los territorios de la Tribu Yaqui (...) es un acto de simulación total, porque no puede haber una consulta mientras el megaproyecto está operando”, explicó.

Ante las violaciones al derecho de la consulta, la misión llamó al Estado mexicano a suspender las órdenes de aprehensión en contra de los miembros de la Tribu Yaqui, a parar la operación del acueducto y a entregar los faltantes de información.

En caso de que la población decida repetir la consulta, la misión solicitó que su decisión sea respetada y vinculante para el Estado Mexicano, es decir, que la operación del acueducto se detenga si así lo pidieran.