Por Ivette Saldaña
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) bajó nuevamente su estimado de crecimiento económico para México, al pasarlo de 3.0% a 2.5% al cierre del presente año.
Un débil entorno externo, poca inversión, bajo dinamismo del consumo de los hogares, así como escaso margen de maniobra para implementar políticas públicas, son los factores que el organismo considera han afectado la evolución del Producto Interno Bruto (PIB) no sólo de nuestro País, sino también de la región de América Latina y el Caribe.
En el caso de México, aun cuando el sector empresarial asegura que los cambios al sistema tributario han afectado el crecimiento económico debido a que han generado un bajo consumo, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, rechazó que la desaceleración en la actividad productiva mexicana se deba al incremento de impuestos.
A pesar del ajuste en las expectativas de crecimiento para la economía mexicana, será uno de los países que más crecerán en 2014 respecto a lo observado en 2013, cuando el PIB sólo aumentó 1.1%, expuso Bárcena.
Resaltó que para los próximos años se verá el dinamismo de las reformas estructurales recientemente aprobadas, ya que sus beneficios no serán inmediatos, sino que deberá pasar tiempo.
Durante la presentación del estudio económico de América Latina y el Caribe, la CEPAL precisó que el nuevo pronóstico de crecimiento para la región es de 2.2%, desde el 2.7% estimado en abril pasado, esto debido a que las dos mayores economías de la zona -México y Brasil- redujeron su crecimiento; en el caso del PIB brasileño la revisión fue de 2.3% a 1.4%.
Durante la presentación del estudio económico de América Latina y el Caribe Alicia Bárcena afirmó que a nivel regional el crecimiento lo encabezará Panamá con 6.7% del PIB, le seguirá Bolivia, con 5.5%, así como Colombia, República Dominicana, Ecuador y Nicaragua con 5% en cada caso.
“Estamos frente a un periodo de gran vulnerabilidad por lo que debe ponerse énfasis en incrementar las inversiones, mejorar la productividad, reasignar el gasto público” de manera que se destine a actividades de mayor productividad, entre otras cosas”, advirtió la secretaria ejecutiva de la CEPAL.
Comentó que en la región se requiere un cambio estructural de fondo, porque la realidad actual muestra que el crecimiento económico global será “moderadamente menor que la década pasada”.
Ello significa que se espera menor liquidez en mercados financieros y, por lo tanto, encarecimiento del financiamiento externo.
En la región preocupa que la inversión bruta de capital fijo es baja, la cual en promedio se ubica en 29%, por debajo de la cifra mundial de más de 30% o de economías emergentes como China que supera 50%, dijo Bárcena en videoconferencia desde Santiago de Chile, la sede de la CEPAL.