Banner

Coordinan Federación y Michoacán investigación de la agresión contra ginecóloga del IMSS


Por Dalia Martínez

EL UNIVERSAL

ZAMORA.- La doctora “M” salió el martes muy tarde de trabajar. Fue un día pesado y tuvo tres cirugías y una guardia en el área de ginecobstetricia de la clínica número 4 del IMSS, en Zamora.

Eran las 23:45 horas y con el dolor de cabeza que la atacó desde la tarde, no se percató de que al salir, en la calle, un par de sombras la seguía; ni tampoco reparó en que esa jornada la observaron en sus movimientos. Nadie la acompañó a la puerta, ni quiso esperar a una amiga que también se iba.

La doctora “M”, de 30 años, fue subida a la fuerza y aventada a la cajuela de un auto negro que salió a toda velocidad por la avenida Jacona, de la ciudad de Zamora.

Temió lo peor y trató de gritar, pero recibió en plena cara un golpe que la desmayó.

Para cuando despertó se encontró con que no podía controlar ningún músculo de su cuerpo, ni su cabeza. Sintió una punzada muy fuerte en el estómago y entonces se percató de que era por dos hombres y una mujer.

Después vino lo peor: le abrieron la boca a la fuerza y la obligaron a tomar pastillas de colores, que en minutos le durmieron los brazos, las piernas y las manos.

Con los ojos morados e hinchados pudo ver a través de una rendija delgada del párpado, como una gran cantidad de su sangre le brotaba por todos lados.

La doctora “M” fue secuestrada y atacada brutalmente por más de tres personas, que se sospecha son familiares de una paciente que hace menos de 15 días llegó al hospital para ser atendida de un parto.

“La señora llegó con un embarazo avanzado y el bebé ya estaba muerto dentro del vientre. Eso pasa cuando la madre se espera demasiado para atenderse y rebasa las semanas de gestación”, explica una colega y amiga de la doctora agredida.

El hecho, recuerda, provocó una escena dramática dentro del hospital, en la que la madre y los familiares acusaron a los médicos que la atendieron de matar al bebé.

Los familiares y la madre juraron vengarse de los médicos y se presume ahora que son los principales sospechosos.

La mañana de este miércoles los medios locales dieron cuenta del ataque a la doctora del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS) de Zamora, quien fue secuestrada, torturada, encadenada y rescatada en un domicilio, donde los agresores dejaron un mensaje que decía: “Siguen los demás ginecólogos que mataron a mi hijo”.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) informó que la víctima fue encontrada con vida por los vecinos, en un estado delicado debido a que fue drogada.

Allegados a la doctora narraron a El Universal que la víctima fue abandonada en una casa, encadenada y que los vecinos se dieron cuenta debido a los gritos de auxilio de la mujer.

La doctora fue mutilada; le cortaron dos dedos de la mano izquierda y con ellos le obligaron a escribir en las paredes de la casa la advertencia hacia sus colegas.

Además, presenta huellas de tortura en varias partes del cuerpo y una herida profunda en el vientre, que sus agresores le hicieron en un intento de extraerle la matriz y los ovarios, de acuerdo con la explicación de los médicos que la atienden.

La doctora “M” tenía menos de un año de haber llegado a hacer su residencia en la clínica del IMSS de Zamora.

La joven estudió Medicina en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, es originaria de la ciudad de Morelia y se encuentra en su último año para obtener la especialidad.



Buscan a los responsables

La Coordinación Nacional Antisecuestros informó que trabaja en “estrecha vinculación” con la Procuraduría General de Justicia (PGJE) de Michoacán y el grupo táctico interinstitucional para encontrar y castigar a los responsables, en tanto, el IMSS condenó el hecho e informó que ya está en contacto con la médico que “fue cobardemente agredida”.

En tanto, el movimiento #Yosoy17 se solidarizó con el caso y exigió a las autoridades actuar al respecto y dar con los responsables.