Por Virgilio Sánchez
AGENCIA REFORMA
OAXACA.- El sistema de salud oaxaqueño funciona de manera óptima sólo en las áreas de emergencias debido a un desabasto de medicinas.
En un nuevo episodio de la serie de irregularidades que ha mostrado el Sector Salud durante el último año, ayer, el Gobierno de Oaxaca informó de una crisis derivada de falta de medicinas en la red hospitalaria.
Durante un evento público de entrega de vehículos a equipos de salud y ambulancias a municipios, el gobernador Gabino Cué reconoció el problema.
“Vamos a tomar en cuenta estas preocupaciones para que se regularice a la brevedad posible el abasto en todos los hospitales que tenemos en el Estado”, dijo.
El secretario de Salud estatal, Germán Tenorio Vasconcelos, explicó posteriormente en entrevista que la red hospitalaria de Oaxaca enfrenta un problema debido al desabasto de medicinas, pero que no está fuera de control.
“La crisis llegó hace una semana, muchos hospitales como el de la Niñez y los de la región del Istmo tenían problemas (de funcionamiento). Es una crisis importante pero que no afecta a la ciudadanía porque el 80% del funcionamiento de un hospital se da por el área de urgencias y de atención médica; y los servicios de emergencia y atención médica nunca se han interrumpido”, dijo.
El funcionario estatal expuso que otras áreas si han resentido este desabasto.
“Que podemos diferir algunas cirugías y algunas consultas por causa de este desabasto, pues es muy lamentable que así suceda”, expresó.
Tenorio señaló que tiene un desabasto de medicinas de un 20% en toda la Entidad.
Reforma reveló la semana pasada que el Seguro Popular dejó caducar y amontonó cientos de medicinas en el patio trasero de su almacén, algunos durante casi cuatro años.
De acuerdo con un balance de la comisión de Salud de COPARMEX eran al menos 30 toneladas de fármacos.
El viernes pasado, el Seguro Popular retiró todas las medicinas caducas de la bodega donde las tenía.
En el último año, el sistema de salud ha sido señalado por la mala atención a mujeres embarazadas, al menos 10 parieron en la calle, afuera de los centros de Salud, en los baños.
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió cuatro recomendaciones contra el Gobierno de Oaxaca por estas negligencias médicas, uno de ellas refiere a una mujer que murió un año después de parir debido a que los médicos le dejaron en el vientre una tijeras quirúrgicas.