Banner

En julio del año anterior los precios bajaron 0.03 por ciento mensual y cerró en 3.47 por ciento anual

Por Amin Vera

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- A pesar de que la inflación anual logró ubicarse 4 meses consecutivos por abajo del 4%, en julio no soportó los incrementos del verano.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció 0.28% el mes pasado, por lo que se ubicó en 4.07% a tasa anual, según datos del INEGI.

En julio del año anterior, los precios bajaron 0.03% mensual, y cerró en 3.47% anual.

En esta ocasión, los servicios turísticos de paquete, la gasolina de bajo octanaje y el transporte aéreo contribuyeron con el 41% de la variación total a la alza del INPC, mientras que el encarecimiento de la carne de cerdo y de res representó el 17 por ciento.

La cebolla, el jitomate y los restaurantes reportaron incrementos de 18.56, 15.94 y 0.41%, en ese orden.

“El elemento que se viene arrastrando desde principio de año es el cambio fiscal. Los empresarios ya vieron cuánto más deben pagar en impuestos y el mecanismo más fácil es transferir íntegro el costo al consumidor”, dijo Moritz Cruz, académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

“El Banco Central ha estado buscando controlar la inflación vía la reducción de la tasa de interés, cuando hay otras circunstancias que no dependen solamente de la parte monetaria, y en largo plazo, una inflación creciente y un Banco obsesionado con detenerla, pueden conducir a una reducción del crecimiento”, advirtió.