Por César Omar Leyva
TRIBUNA
Dado que desde hace años la totalidad de las parroquias de la Diócesis llevan su propia contabilidad, adaptarse a los nuevos regímenes fiscales no causará un problema significativo a la Iglesia Católica, consideró el padre Demetrio Moreno Santini.
El vicario general de la Diócesis de Ciudad Obregón, mencionó que a pesar de que hasta el momento no se tiene clara la intención del Gobierno al fiscalizar a las asociaciones religiosas, para los sacerdotes éstas acciones no representarán mayor problema, pues no hay nada que ocultar.
“Es bueno no estar exentos de eso (declaraciones fiscales) porque de esa manera la iglesia puede ser un testimonio para el resto de la sociedad. Además probablemente (el transparentar los gastos) ayude a quitar ciertos rumores que hay alrededor de la iglesia. Hay gente que cree que se manejan grandes cantidades de dinero, pero todo es un mito”, mencionó
Moreno Santini reconoció que el único problema pudiera darse con las facturas electrónicas, ya que algunos párrocos no están actualizados en estos sistemas, además de que en comunidades pequeñas no se cuentan con los equipos necesarios para ello y adquirirlos representará un gasto adicional.
“He visto el ambiente entre los sacerdotes y no están preocupados, a lo mejor el sistema digital nos va a costar trabajo a muchos, pero todo esto va a servir para que la gente vea todo lo que la iglesia hace, a veces es necesario que la comunidad conozca estas acciones”, expuso.
El sacerdote dijo lo anterior en referencia a los centros de asistencia social que la Iglesia Católica mantiene con recursos propios. En el caso específico de la Diócesis de Ciudad Obregón, se apoyan algunos comedores comunitarios, la Casa del Pobre y el Migrante y actualmente invierten recursos en la construcción del Centro de Formación de Líderes Laicos de San Carlos y el Centro de Promoción Integral Juvenil aquí en Cajeme.
“Todos éstos son signos visibles del amor, la caridad y simpatía de la iglesia para la sociedad. Muchas veces se han ocultado pero llega un momento en que es necesario decir lo que hace la iglesia para eliminar rumores”, enfatizó.