Por Jessika Becerra
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- México no puede cometer el error de Chile con las cuentas individuales, tiene que despertar y mirar el problema de fondo, expuso Luis Valdes, presidente y CEO de Principal Financial Group.
El sistema de cuentas individuales, -advirtió-, no está blindado, es necesario actualizarlo a las nuevas condiciones, expuso en su visita a México.
Subrayó que la mayor esperanza de vida tiene una gran incidencia, ya que es mayor de la que se tenía cuando se crearon los sistemas de cuentas individuales.
Por ejemplo, en Chile, las mujeres están sobreviviendo a los hombres cuatro años más.
En México, agregó, sucede algo similar, el sistema se creó en 1997, pero la aportación a las cuentas sigue siendo igual de baja que hace 17 años (6.5% del salario base de cotización), no hay un proyecto que la eleve de forma paulatina, ni se han dado incentivos fiscales a las empresas para desarrollar el ahorro voluntario grupal entre sus empleados.
Expuso que el ahorro voluntario está tremendamente subdesarrollado en México.
“Políticamente no se le ha dado el valor que tiene como solución al Sistema de Pensiones”, comentó.
A su vez, no se ha considerado subir la edad en la que un trabajador se retira.
Recordó que en México existe una generación de trabajadores en transición, es decir, que tienen la opción de pensionarse bajo la ley anterior, la de 1973, con la que obtienen una mayor pensión que con la Afore.
Valdes hizo énfasis que esto enmascara el problema de cuentas individuales, que radica en tener bajas pensiones.
“México no quiere despertar para mirar efectivamente el problema de fondo. Incluso con la ley que está en el Senado, no se atacan los problemas de fondo, se van a problemas que no son sustanciales”, comentó.
“A lo que no se tiene que enfrentar México es a una situación de emergencia en la que se vea obligado a dar saltos gigantescos en los cuales políticamente no hay espacio”, afirmó.
El CEO comentó que en Chile, desde 2000 empezaron a jubilarse los primeros trabajadores con el sistema de cuentas individuales como el de México, y se percataron de que la contribución a su cuenta de pensión de 10 % del salario era insuficiente.
Ésta, -agregó-, apenas alcanza para una renta mensual de 50 por ciento del último salario.
“México tiene la posibilidad de no cometer el error que cometió Chile, de dormirse sobre el 10% en 34 años, cuando ya había evidencia muy temprana de que el 10 % era insuficiente a principios de los 2000”, comentó.
Planteó que la Comisión Bravo de Chile estima que la aportación se elevará de 10 a 17% de forma paulatina en los próximos años. La intención es subirla a 13% y que el 4 % restante se constituya con ahorro voluntario grupal a través de las empresas.
“México tiene que evitar quedarse con la percepción de que la existencia de las Afores resuelve el problema, ya que con un 6.5% de aportación ahí va a estar el dinero, pero será insuficiente”, aseveró.