Por Francisco Minjares Galaviz
TRIBUNA
A pesar de ser considerada como una ciudad agraciada por la Lotería Nacional, las ventas de cachitos han disminuido un 30% en Obregón a causa de los casinos, el regreso a clases y la mala situación económica, informó Ángel Soto Barreras.
El administrativo de la Lotería Nacional en la ciudad dijo que por cada mil carteras que se ofrecen, sólo se venden cerca de 600 mientras que antes se lograban vender 900, de acuerdo a lo que le aseguran los billeteros con años de antigüedad.
Aun así, los compradores de 50 años en adelante siguen acudiendo por sus cachitos de Melate, Chispaso, Tris, Zodiaco, con un precio que oscila entre los 10 a los 50 pesos, e incluso tienen clientes fijos que siempre compran sus mismos números en los diferentes sorteos.
La ciudad se vio agraciada hace dos meses al haberse ganado seis millones de pesos con el premio mayor de Zodiaco que se distribuyó entre participantes de Obregón y el Valle del Yaqui.
Las bajas en las ventas de cachitos son lamentables por ser la Lotería Nacional un organismo que destina recursos a la asistencia pública, independientemente de los premios que otorga a los ciudadanos que salen premiados.
Soto Barreras, explicó que los jóvenes no muestran interés por comprar cachitos; sin embargo, hizo un llamado a la ciudadanía a participar en estos sorteos, sobre todo porque la ciudad es considerada como una plaza agraciada a nivel nacional.