Por Jonás López
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La ayuda solicitada por las autoridades de la Escuela Primaria José María Mata para atender un caso de bullying se topó con la burocracia y tramitología de la SEP, aseveraron la directora, Blanca Díaz y padres de familia.
“El problema es que el niño era un trámite administrativo de la SEP (...) se hizo mucho, pero no nos hacían caso y los papás estaban desesperados”, dijo.
La directora aseveró que desde el ciclo escolar pasado y en cuanto detectaron la conducta del menor de nombre Diego, quien presuntamente maltrataba a sus compañeros, se iniciaron los trámites para que la SEP tomara cartas en el asunto.
También acudieron, agregó, al DIF, a la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER), a la Unidad de Atención al Maltrato y Abuso Sexual Infantil (UAMASI) pero no obtuvieron respuesta expedita.
“Inmediatamente se canalizó porque estaban en riesgo 342 niños”, dijo.
La versión de la directora, coincidió con la de padres de familia quienes aseveraron que desde abril de 2014 informaron por escrito a la SEP la situación que acontecía en la escuela.
Sin embargo, no recibieron respuesta y los presuntos abusos continuaron, aseveraron.
“Existe un expediente en donde se ha informado a la SEP la situación que ocurría en el plantel realmente quien no nos ha dado respuesta es la SEP, tuvimos que cerrar la escuela y la calle para que nos hicieran caso”, señaló.
Díaz aseveró que su plantel nunca había tenido una situación similar y que Diego llegó a modificar la dinámica y tranquilidad de la escuela, que es de las más solicitadas en la zona por su buenos resultados.
Ayer, la protesta de padres de familia provocó que sólo la mitad de los estudiantes tomarán clases, pero hoy las actividades regresarán a la normalidad.
“(El caso) unificó a las papás, unificó el criterio de los papás, nosotros seguimos siendo excelentes”
El supervisor de la zona, Leopoldo López, notificó a los padres de familia que Diego sería transferido a otra escuela.
Algunos padres se mostraron preocupados porque el cambio de plantel no es suficiente pues Diego requiere ayuda profesional porque, dijeron, puede tener problemas y por eso muestra esas actitud.
“Todo esto viene desde la casa, yo siento que a la SEP ya lo sobrepasó, yo pienso que la SEP tiene que implementar otras medidas porque el niño necesita ayuda no sólo que lo estén cambiando y cambiando de escuela, eso no lo ayuda de fondo, que mala onda que tenga que irse de la escuela, sin que haya recibido verdadera ayuda”, lamentó Adriana, una madre de familia.