Banner

Admite titular de la Comisión Nacional de Seguridad que se trató de un error

Por Silvia Otero

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Los 14 policías federales implicados en el ataque a tiros contra agentes de Estados Unidos y un oficial de la Secretaría de Marina, ocurrido el 24 de agosto de 2012 en la zona de Tres Marías, no actuaron bajo las órdenes de algún cártel de la droga, y el incidente se trató de “un lamentable error”, reveló Monte Alejandro Rubido García, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

Aunque hace dos años cuando se registraron los hechos la Embajada de Estados Unidos acusó que su personal -de la Agencia Central de Investigación (CIA)- fue emboscado y demandó una investigación sobre la autoría de la agresión en la que se dispararon 152 tiros contra el vehículo blindado en el que viajaban las víctimas que resultaron heridas, la Policía Federal sostuvo en su momento que se trató de una confusión, pero es hasta ahora cuando oficialmente se valida esta versión y que no existió implicación del crimen organizado.

Al reunirse con corresponsales extranjeros, Rubido García dijo que al continuar la investigación del incidente, que en su momento tensó la relación entre México y Estados Unidos, se logró determinar que los elementos de la Policía Federal implicados -que siguen sujetos a proceso- no actuaron en ningún momento bajo las órdenes de algún cártel de la droga, aunque en su momento la Procuraduría General de la República (PGR) informó que sí era una línea de investigación para esclarecer el móvil del ataque.

El titular de la CNS, en torno a este caso, sostuvo: “El motivo del ataque sí se supo y fue un lamentable error de las personas que estaban ahí”.

Indicó que “sí se especuló si podrían estar al servicio de algún grupo delincuencial y la conclusión contundente fue que no”.

Explicó que la actuación de los federales fue producto de una confusión, ya que el día previo los agentes detuvieron a un grupo de secuestradores en la zona y estaban en labores de inteligencia en el área de Huitzilac, Morelos, cuando vieron circular “un vehículo con características inusuales para la región” que no se detuvo cuando le marcaron el alto.

“En un craso error, los policías empiezan a disparar al vehículo asumiendo que se trata de delincuentes”, pero el incidente se investigó a profundidad y se comprobó que no fue una acción orquestada en complicidad con el crimen organizado, como se sospechó por el perfil de las víctimas.

Los 14 policías implicados, dijo, enfrentan cargos por el uso excesivo de la fuerza en la que incurrieron.

En noviembre de 2012, después de permanecer bajo arraigo, los 14 inculpados fueron consignados ante un juez por delitos como tentativa de homicidio y daño en propiedad ajena, incluso cinco de ellos también fueron acusados en su momento por encubrimiento, ya que trataron de ocultar evidencias sobre los excesos en que cayeron al pretender detener a los dos agentes de la CIA y al oficial de la Marina.

El juicio en su contra sigue, y desde su inicio los diferentes abogados que los representan rechazaron posibles vínculos de los policías con la delincuencia organizada, y siempre sostuvieron la versión de la confusión cuando cumplían con sus labores de investigación.