La funcionaria federal aseveró que es difícil que se pueda generar una transformación si no se trabaja diariamente ?en la construcción de derechos, en los planes y programas, sus contenidos de manera cotidiana.

NOTIMEX
México.- Las acciones para combatir la violencia escolar son insuficientes, por lo que es urgente que la sociedad trabaje para prevenirla, opinó la titular de Innovación y Fortalecimiento Académico de la Administración Federal de Servicios Educativos local, Mónica Hernández Riquelme.
Al participar en el foro ?Prevención y erradicación de la violencia escolar desde un enfoque de derechos humanos?, indicó que el tema es muy complejo, y ?partimos de que la violencia entra a la escuela y se va construyendo en los propios procedimientos escolares?.
"Desde la Administración Federal, cada vez que escuchamos los medios de comunicación pensamos que no se está haciendo mucho por el acoso escolar. Sin embargo, todos los días, cuando se abren las escuelas tenemos una serie de acciones que siguen siendo insuficientes", expuso.
En ese sentido, Hernández Riquelme dijo que la prevención es la mejor manera de combatir y evitar este problema, lo que es una responsabilidad no sólo de los espacios escolares sino de la sociedad en su conjunto, y poder construir acciones muy concretas?.
Sostuvo que "es fundamental que en las escuelas todos los días construyan el aprender a convivir, pero también que en la sociedad y las familias tengan este proceso, si no, es muy difícil en verdad que podamos realizar estos cambios de conducta que se están generando dentro de las escuelas".
"Hay mucho que hacer y hay muchos materiales. Si ustedes revisan las escuelas, hay cantidad de estrategias y cantidad de instrumentos, pero en realidad la pregunta aquí es ¿por qué no funcionan?,¿Por qué no funciona todo este ejercicio de prevención dentro de los espacios escolares?", preguntó.
La funcionaria federal aseveró que es difícil que se pueda generar una transformación si no se trabaja diariamente ?en la construcción de derechos, en los planes y programas, sus contenidos de manera cotidiana.
Por ejemplo, "en el Distrito Federal necesitamos que las delegaciones establezcan reglas muy claras de orden público, de orden civil, que permitan que vayamos ordenando estos espacios alrededor de la escuela", detalló Hernández Riquelme.
Subrayó que, además, "necesitamos también que desde casa los padres de familia se comprometan a construir relaciones de respeto entre los hijos, entre los docentes; los docentes entre los docentes mismos y entre los directivos escolares".
Agregó que "el esfuerzo para prevenir la violencia escolar no es solamente de estrategias y dinámicas en el aula o en el patio, sino responsabilidad de toda la sociedad", en beneficio de las niñas y los niños, que son sujetos de derechos.