EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La Primera Dama de Honduras, Ana García de Hernández, aseguró que respetará la decisión del Gobierno de México de regular e impedir que los migrantes se suban al tren conocido como “La Bestia” que es utilizado en su trayecto para llegar a Estados Unidos.
No obstante, propuso que, si se llegará a concretar esta iniciativa, se abra una ruta alterna segura para el flujo de migrantes.
“Creo que es una decisión muy del Estado Mexicano y nosotros vamos a respetarlo. Sin embargo, si entendemos también el peligro que enfrentan cada uno de estos migrantes. No lo podemos desconocer. Tal vez lo que deberíamos de trabajar es en una ruta alternativa que pudieran usar los migrantes para apoyarles y acompañarles en este tránsito a través de la República Mexicana”, señaló en conferencia de prensa desde un hotel capitalino en el Distrito Federal.
Informó que por ello abrirán cuatro nuevos consulados en México para el apoyo de las zonas más transitadas.
“Tampoco puedo desconocer la cantidad de personas que regresan mutilados a mi País por el uso de ‘La Bestia’, jóvenes, madres y hombres que se ven en una situación difícil, sin contar aquellos que mueren por este tipo de transporte. Por ello creo que podemos trabajar para establecer una ruta segura”, indicó.
Al ser cuestionada sobre si considera que en México se respetan los derechos humanos de los migrantes indicó que no estaba en el País para juzgar sino más bien para hacer alianzas estratégicas.
Aseguró además que en la atención al fenómeno migratorio no se debe solamente reforzar la seguridad en la frontera, sino de atender el problema de raíz.
La esposa del Mandatario hondureño Juan Orlando Hernández se encuentra en México con el propósito de visitar los albergues donde se encuentran niños migrantes hondureños, así como para entrevistarse con autoridades hondureñas.
La mujer dirige la Fuerza de Tarea del Niño Migrante, que apoya el retorno de los menores deportados de México y Estados Unidos.