La asociación de ALS ya ha recaudado más de 41 millones de dólares.

THE ASSOCIATED PRESS
CAMPBELLSVILLE, Kentucky.- Un pintoresco reto de mojarse con agua helada que se ha vuelto un fenómeno en las redes sociales salió terriblemente mal para dos bomberos de Kentucky, cuando la escalera de su camión se acercó demasiado al tendido eléctrico después de arrojar agua a un grupo de estudiantes que participaban en el llamado "Ice Bucket Challenge".
El jefe de policía de Campbellsville Tim Hazlette dijo que el tendido eléctrico nunca fue tocado, pero que su voltaje alto alcanzó la escalera del camión, electrocutando a los bomberos.
Los dos que estaban en el cubo de la escalera permanecían hospitalizados el viernes en una unidad para quemados. Uno está grave y el otro estable, informó el hospital. Los otros bomberos fueron atendidos y dados de alta.
Los bomberos estaban participando en el desafío que consiste en dejarse arrojar encima un baldazo de agua helada para llamar la atención sobre la esclerosis lateral amiotrófica (ALS) -también conocida como la enfermedad de Lou Gehring- y recaudar fondos para la lucha contra esa enfermedad.
Los apagafuegos mojaron a la banda de guerra de la Universidad de Campbellsville y la mayoría de los estudiantes ya se habían ido cuando ocurrió el percance. Ninguno de ellos resultó herido.
La energía eléctrica fue suspendida casi una hora para 4.500 usuarios, incluso la escuela, dijo Natasha Collins, portavoz de la empresa de servicios eléctricos en Kentucky.
Los bomberos que siguen hospitalizados fueron identificados como el capitán Tony Grider, de 41 años, y Simon A. Quinn, de 22. También resultaron heridos el capitán Steve Marrs, de 37 años, y Alex Johnson, de 28.
La asociación de ALS ya ha recaudado más de 41 millones de dólares.