Banner

El precio del maíz ha bajado un 30% en el último año

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Especialistas en finanzas y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) coincidieron en que la regulación de la tortilla no ayudaría a que el precio fuera más económico para la población mexicana.

Miguel Mayorga, analista de alimentos de la casa de bolsa GBM, comentó que no es necesario regular ese mercado.

“Creo que no se traduciría en tortillas más baratas. Por ejemplo, Gruma le vende a la tortillería y éste es un negocio muy informal. No hay una correlación entre la harina de maíz y la tortilla como la hay entre el maíz y la harina de maíz”, comentó el analista ahora que el sector se encuentra actualmente bajo la lupa de la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE).

Respecto a la tortilla, hizo notar que el precio del maíz ha bajado un 30% en el último año y para el caso de la harina de maíz, ha reaccionado de la misma manera, para el de la tortilla no funciona igual.

“No creo que haya necesidad de regular”, insistió Mayorga al señalar que el momento que vive el sector alimentario en México, que representando el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) tiene un impacto generalizado en la economía de los mexicanos.

En tanto, Rogelio Huerta, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, enfatizó en que las grandes empresas del País, como Maseca, Minsa o Cargill, son las que contribuyen a la productividad del sector.

“La competencia no se da por la innovación y el desarrollo del mercado. Las grandes empresas son las que incorporan la tecnología y las que tienen la capacidad de inversión para lograr que se aumente la productividad”, puntualizó.

La reducción en el precio del principal insumo para la elaboración de tortillas no se ha reflejado en el precio que pagan los consumidores finales. La tortilla se vende a un precio promedio de 12.44 pesos por kilogramo, de acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados, instancia de la Secretaría de Economía.

Para este 2014 se prevé que el consumo de tortilla en México oscilará entre los 7.3 y 9.4 millones de toneladas, de acuerdo con informes publicados por la Secretaría de Economía y el Consejo Regulador de la Masa, respectivamente, alcanzando un promedio de 8.4 millones de toneladas, ambas cifras actualizadas de acuerdo a la población considerada para 2013.

Destacó que el mercado de insumos para la elaboración de tortillas en México se distribuye así: Nixtamal con el 65%, Maseca con el 25%, Minsa con el 8%, Harimasa tiene el 1%, Cargill el 0.50%, Macsa cuenta con el 0.40 por ciento.