Banner

Ni la SEJ, ni CEDHJ informaron si además se indagará sobre la versión extraoficial de que el director de la secundaria ordenó

EL UNIVERSAL
GUADALAJARA, Jal.- El director de la secundaria técnica 122 de Coyula en el municipio metropolitano de Tonalá, Teodoro Guzmán, quien ordenó rapar a más de 200 alumnos del plantel está bajo investigación de la Secretaría de Educación de Jalisco (SEJ). Por ello, será separado de sus funciones mientras realizan las indagaciones.
Sin embargo, Guzmán Pérez sigue alegando que rapar a los estudiantes fue un acuerdo en la junta de padres de familia, incluso asegura que tiene firmada la resolución.
A pesar de ello, también la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) investiga al profesor sobre la orden de rapar a los alumnos, ya que madres de familia presentaron su queja.
La SEJ no informó cuánto tiempo tardará en realizar la investigación y a pesar de que el director fue separado de su cargo, todavía la tarde del viernes, Teodoro Guzmán asistió al plantel y estuvo en su oficina.
El oficio de la SEJ donde se le comunica al Guzmán Pérez su separación del cargo, mientras se indaga su actuación, precisa que además "recibirá capacitación en materia de respeto a los derechos humanos, que será impartida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ)".
La investigación sobre la orden de rapar a los estudiantes la realizará la contraloría de la SEJ a partir del lunes, mientras que la CEDHJ desde el jueves por la tarde inició su labor al tomar las declaraciones de las madres de familia, al momento en que presentaron la queja en el organismo.
Ni la SEJ, ni CEDHJ informaron si además se indagará sobre la versión extraoficial de que el director de la secundaria ordenó que sólo su sobrina rapara a los alumnos a cambio de diez pesos por joven, ya que Guzmán Pérez no acepta la versión, aun cuando estudiantes y madres de familia han asegurado informalmente que si es su familiar.