Por Silvia Garduño y
Luis Fernando Lozano
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Las medidas anunciadas por la Secretaría de Gobernación para evitar que los migrantes aborden “La Bestia” generarán más corrupción y abusos contra esta población y no desalentarán la movilidad.
“Estamos en el terreno y sabemos que este tipo de medidas lo único que hacen es que las personas tengan que trasladarse en condiciones de mayor clandestinidad y por lo tanto, sufrir más riesgos”, aseguró Diego Lorente, director del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, con sede en Tapachula.
“Van a tener que tomar caminos de extravío, donde se pueden encontrar con la delincuencia, con el crimen organizado y con autoridades corruptas que las van a extorsionar”.
Ejemplo de ello, señaló, es lo que ocurre en La Arrocera, entre Tapachula y Arriaga, donde después de 2005 dejó de pasar el tren, pues las vías fueron afectadas por el huracán Stan, y actualmente es una de las rutas más peligrosas para los migrantes.
El activista dijo que la migración indocumentada no se frenará por el aumento de la seguridad en las vías del tren, pues no se atienden las causas de fondo de la migración.