Los narcolaboratorios operaban en la sierra de Sinaloa y Durango

Por Édgar Sánchez

AGENCIA REFORMA

CULIACÁN.- Cinco narcolaboratorios para la elaboración de cristal, presuntamente operados por José Juan Esparragoza Jiménez, hijo de “El Azul” Esparragoza, extinto narcotraficante del Cártel de Sinaloa, fueron encontrados y decomisados por el Ejército en Culiacán y Durango.

Elementos de la milicia indicaron la mañana de ayer que los laboratorios fueron ubicados entre el 20 y 24 de agosto, tras la detención de Esparragoza Jiménez y Joel Vázquez Valdenegro.

El pasado domingo 24 de agosto, personal de la Novena Zona Militar localizó e incautó un laboratorio clandestino, oculto entre la sierra del Municipio de Tamazula, Durango.

La zona utilizada para la fabricación de la droga sintética tenía una extensión aproximada de una hectárea y media, en donde se encontraba procesando enervante en fase terminal, mismo que reúne características propias de una fábrica.

El improvisado laboratorio está al aire libre, entre los cerros y arroyos, el cual, según la información de las autoridades federales, fue construido con la utilización de mulas para el traslado del equipo, entre hornos, tanques de gas y bidones de precursores químicos.

El lugar estaba distribuido en zona de acopio de sustancias químicas, área de mezclado, de procesamiento, de acabado y empaquetado, así como con dormitorios, comedor y cocina.

El Ejército mexicano estima que laboraban en este lugar aproximadamente 60 personas, esto debido a las casas de campaña que se encontraron.

Los análisis militares indican que, por los químicos y equipo asegurado, podrían obtener un producto terminado de aproximadamente 2.5 a 3 toneladas de cristal.

Las autoridades castrenses señalaron que en el poblado Los Algodones, perteneciente a Culiacán, fueron incautados dos laboratorios más.

En inmediaciones del poblado El Vado de la Noria, también de Culiacán se aseguró otro inmueble, en donde había 175 kilos de metanfetamina, precursores químicos, los cuales no se ha determinado la cantidad exacta, y otros artículos.

El quinto laboratorio estaba ubicado en Culiacán, entre los poblados Tomo y Tachinolpa.