Banner

Por Mar Zarrabal
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El uso de autos ligeros que requieren combustible tipo diesel en México está lidiando con obstáculos como altos precios, nula producción nacional y poco apoyo del Gobierno para la expansión del mercado, de acuerdo con representantes automotrices.
Mientras que en Estados Unidos uno de cada tres autos que se venden tiene motor diesel, en México es apenas uno de cada 100, señalaron en marco del Foro de Eficiencia Energética del Transporte.
El precio es uno de los retos que las automotrices tienen que sortear.
“Los diesel son autos de lujo, nosotros (las automotrices) también tenemos que sobrevivir, a nosotros también nos cuesta hacer tecnología para lidiar con el mal combustible que se vende. Bosch también nos cobra cara la tecnología”, aseguró Matthias Holz, de Desarrollo de Motores de Volkswagen México.
El especialista explicó que en el País es muy costoso adquirir una de estas unidades, todas son importadas y no se tienen planes de producirlos aquí porque apenas se compran, por ejemplo, 2 mil unidades de Jetta al año.
Para que las automotrices contemplen manufacturar este tipo de autos requerirían vender al año más de 250 mil unidades con motor diesel.
Además, no existen apoyos reales por parte del Gobierno para que una vez hecho el gasto fuerte en la adquisición del auto, el consumidor recupere un poco de esa inversión pagando buen combustible a un costo bajo, dijo.
“Si el consumidor ya hizo ese gasto en un motor diesel, en tecnología, bueno, pues que vas a dar tú Gobierno”, apuntó.
Mientras que los conductores son un factor clave para que el mercado para este tipo de autos crezca.
“Se requieren condiciones, no sólo basta la tecnología, se requieren buenos combustibles pero sobre todo un operador que sepa operar estos vehículos”, señaló Juan Carlos Molina, representante de Peugeot México.
Por otra parte, empresarios pertenecientes a diversas empresas, representantes de autotransporte privado y cámaras de transporte señalaron que se requiere capacitación para identificar cuando sea más conveniente este tipo de vehículos para las empresas.
Sobre todo, para optimizar su uso y reducir los gastos en combustible, destacaron en el evento organizado por la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE).
Además de que se tiene una diversidad errónea de medición de las emisiones y ninguna es confiable, criticaron, por lo que se requieren sistemas de verificación homogéneos.
“Como fabricantes nuestro reto es que el vehículo cumpla con las verificaciones, yo conozco centros en México en los que las verificaciones no se hacen como debe ser.
“Estamos de acuerdo con ustedes en que esto está más del lado del Gobierno y de cómo van a controlar estas situaciones. (Como empresa) les puedo ofrecer un equipo verificador por conductor, pero después va a aparecer la corrupción”, respondió Holz a los cuestionamientos por parte de la IP.
Explicó que se está invirtiendo mucho en innovación y tecnología para hacer eficiente el uso de combustible en los autos ligeros.
Pero que es el mismo Gobierno quien debe hacer leyes más estrictas, revisar los centros de verificación y sancionar a los usuarios que no cumplan.
“No hay ventaja para el cliente, el coche es más caro, todavía no se hacen en México, económicamente no es válido hacerlos aquí, se hacen en Europa, además el precio del diesel es muy caro por litro.
“Esperamos que PEMEX o quien sea ofrezca combustible adecuado, se necesitan combustibles que también lubriquen”, subrayó.
Panelistas argumentaron que con las implementaciones en las leyes secundarias en la Reforma Energética, los precios de los combustibles, como el del diesel que hoy es de 13.50 pesos por litro, podrían reducirse.
“PEMEX hoy ya es otro, habrá más empresas que ofrecerán más combustibles, en las leyes secundarias eso dice, se ha mencionado y se ha hecho ese reclamo de cuándo vamos a tener combustibles”, dijo en tanto Nicolás Domínguez, representante de la UAM Azcapotzalco.