Banner

Las importaciones de estos productos solamente podrán entrar al País por nueve puertos

Por Ulises Díaz

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Representantes de los productores de calzado participarán como observadores en los recintos fiscales de Aduanas para asegurarse de que no entre mercancía subvalorada, establece el Decreto de Protección para esta industria, publicado ayer.

Las medidas anunciadas por el Gobierno Federal, el miércoles pasado, eran necesarias porque había zapatos que entraban hasta por 50 centavos de dólar el par, afirmó José María Hernández, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Jalisco (CICEJ).

“Cuando se pactó con el secretario Videgaray se habló de preparar gente de las cámaras, tanto de la nacional como las locales, para que estén en las aduanas para revisar junto con el personal del SAT las importaciones que se reciban”, explicó Hernández en entrevista.

“Vamos a tener observadores, las cámaras mandaremos personal preparado, que lleve toda la información para poder detectar aquel zapato que viene subvaluado”, indicó.

Entre el paquete de medidas de protección para la industria del calzado que se anunció esta semana, además de los observadores en aduanas, se estable que las importaciones de estos productos solamente podrán entrar al País por nueve puertos.

Adicionalmente, habrá una tabla de precios de referencia, con el fin de evitar que la mercancía entre por debajo del precio del costo de producción.

“Había zapatos que estaban entrando a 50 centavos de dólar por par, cuando no hay manera que un producto tenga ese precio en realidad”.

“La verdad es que este precio se aplicaba a todo tipo de calzado, pero ahora el Gobierno Federal va a poner atención junto con las cámaras, vamos a intentar parar toda esa serie de importaciones subvaluadas”, puntualizó.

Según el líder de los zapateros de Jalisco -cuyo gremio se especializa en productos para mujer de un valor mediano-alto-, por más eficientes que sean los mexicanos en los procesos de producción, si no hay una competencia justa no hay manera que puedan prosperar.

Parte del compromiso que los zapateros adquirieron al aceptar este programa de protección es lograr una profesionalización del sector e impulsar la innovación, mediante la inversión y la investigación. A cambio, el Gobierno crearía esquemas para fortalecer al sector y hacerlo más competitivo.

“Si es que realmente regulan todo el zapato subvaluado que está entrando a México se va a favorecer a los industriales”.

“Estamos gustosos porque el Gobierno ha volteado a ver a esos tramposos que estaban metiendo zapatos de una forma no legal, quitar todas esas trampas nos permitirá estar en mejor posición”, indicó Hernández.