Banner

Octavio Chávez Peñúñuri

Segunda parte

Financiera Nacional de Desarrollo brindará apoyo real al campo

En reiteradas ocasiones la actual administración encabezada por el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto ha asegurado que tiene el compromiso de construir un País próspero que se refleje en mejores condiciones de vida para todos los mexicanos. Para ello, una de las áreas estratégicas que se deben impulsar para el logro de este objetivo es el campo, toda vez que éste cuenta con un importante potencial para abatir los niveles de pobreza e incidir sobre el desarrollo de la nación.
Para lograr la estabilidad y el desarrollo armónico de cualquier País es indispensable que tanto la producción como el abasto oportuno de los alimentos sea a precios justos. En México, sin duda que un importante generador de empleos es el sector agroalimentario ya que este representa el tercero con más población ocupada, con alrededor de 7 millones de personas.
Para el actual Gobierno Federal la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca no son sólo actividades económicas, sino que se trata de sectores clave para el País, por lo tanto, hombres y mujeres del campo merecen el mayor respeto y apoyo decidido de todas las instituciones del Estado. Por ello, se espera impulsar las acciones necesarias en diversos frentes, tendientes a detonar el crecimiento y elevar la productividad en este sector tan importante.
Para detonar su desarrollo es necesario tener crédito suficiente y a tasas competitivas En los países que hoy tienen éxito existe un campo productivo y próspero y ello se debe a que éste ha sido respaldado con crédito suficiente y adecuado. Empero, aquí en nuestro País el financiamiento al campo no ha logrado las suficientes tasas de crecimiento para impulsar el campo productivo y próspero que se merece. En base a datos del INEGI, en el año 2012 solamente el 7.7% de las unidades agropecuarias utilizaban algún tipo de financiamiento.
Bajo esta consideración, el hecho de ampliar el acceso al crédito así como de mejorar las condiciones de este deberá ser el primer paso de la política de impulso al campo que se estará llevando a cabo. Es por ello, que para dar este primer paso, nuestro País tiene hoy en día una Reforma Financiera, que fue promulgada el pasado 9 de enero del año en curso.
Como se anunció, ésta reforma tiene como propósito fundamental el de que se tenga acceso a una mayor cantidad de crédito y más barato para todas las actividades productivas. Especialmente, el nuevo marco normativo en materia financiera incluyó las modificaciones del mandato de la Banca de Desarrollo, para fijar como su principal objetivo el de proporcionar facilidades para acceder al crédito y los servicios financieros, dando asistencia técnica y capacitación, con el objeto de dar impulso al desarrollo económico y desempeñando funciones de banca social. Así, se tendrá un especial cuidado hacia las áreas prioritarias para el desarrollo del País, como los pequeños productores del campo y, en general, todos aquellos sectores que no son atendidos por la banca privada en la actualidad.
Es indubitable que uno de los cambios más importantes para el campo, contenidos en la Reforma Financiera fue la transformación jurídica de la Financiera Rural en la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (Financiera Nacional de Desarrollo). Esta nueva institución no solamente cambia de denominación, sino que se fortalece para ofrecer una verdadera ayuda a los productores rurales del País. Así, se fija como su propósito fundamental el de convertirse en una institución de fomento al desarrollo integral del campo, apoyando al mejoramiento del sector financiero de México vinculado a las actividades agropecuarias, forestales, pesqueras y del medio rural.
Dentro de las acciones para la implementación de la Reforma Financiera, el 20 de agosto pasado se anunció un nuevo programa de la Financiera Nacional de Desarrollo la cual ofrecerá un verdadero apoyo a los productores del campo mexicano, quienes podrán contar con créditos mayores y, sobre todo, en mejores condiciones. No se omite informar que este nuevo esquema fue diseñado en forma conjunta por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Financiera Nacional de Desarrollo y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGARPA) en coordinación con las organizaciones de productores del campo, los gobiernos de los estados y los intermediarios financieros privados. De esta manera, se espera dar una respuesta adecuada a las necesidades que han manifestado los productores agropecuarios, silvícolas y pesqueros del País, al fijarse nuevas condiciones para el financiamiento de este sector, como se indica.