Banner

Por Emily Corona
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El aborto, la pena de muerte y la eutanasia tienen mayor aceptación entre los católicos que entre los no católicos de México, según una encuesta del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc).
A nivel general, el 41 por ciento de la población estuvo muy de acuerdo en que el aborto se debía aplicar cuando la salud de la madre estuviera en peligro.
Pero al desagregar las respuestas entre católicos y no católicos el Imdosoc detectó una diferencia de hasta 1.8 puntos en la respuesta promedio entre ambos grupos poblacionales.
La tolerancia de los católicos al aborto promedió los 6.1 puntos en una escala de 1 a 10 puntos, donde 1 significó “no se debe aplicar jamás” y 10 significó “se debe aplicar siempre”; la reacción hipotética que se pidió fue ante un caso donde la salud de la madre peligrara. Sin embargo, entre los no católicos el promedio fue de 4.5 puntos.
Por otro lado, los mexicanos en general se mostraron abiertos a la pena de muerte, puesto que 57 por ciento estuvieron de acuerdo en que se aplicara dicha pena “a un secuestrador que ha asesinado o mutilado a sus víctimas”, contra el 17 por ciento que se expresó en contra de dicho castigo. Y de nuevo, hubo una diferencia de 2.3 puntos en la escala de 10 entre católicos y no católicos.
La respuesta promedio de los primeros se colocó en 7.4 puntos, mientras que la de los segundos se ubicó en 5.1.
Ante la eutanasia, la sociedad mexicana está dividida, pero una vez más, los católicos mostraron mayor aceptación a la misma; ante la pregunta “cuando la persona enferma lo indique y sus médicos estén de acuerdo en que su enfermedad es incurable, crónica, degenerativa y dolorosa”, el promedio de respuesta de los católicos fue de 6.5 donde 10 significó muy de acuerdo con su aplicación, mientras que los no católicos promediaron 4.4 puntos en la misma escala.
Dichas percepciones fueron recogidas en la Encuesta nacional de cultura y práctica religiosa que el Instituto realizó por primera vez hace un año con la encuestadora Ipsos y que será subida a su portal en los próximos días.
El sondeo se realizó con una muestra de 4 mil 313 entrevistas cara a cara, distribuidas en todo México.
Al interpretar los resultados, María Luisa Aspe Armella ex presidenta del Imdosoc, consideró que la mayor aceptación al aborto, la eutanasia y la pena de muerte entre los católicos se debe en parte a que la cultura de la muerte se ha hecho muy presente en los últimos años en México.
“A más de 12 años de guerra contra el narco, de un problemón de violencia asociado con la delincuencia organizada y el narcotráfico (la muerte) se ha hecho cultura en México”, dijo.
Otros datos que ayudan a pensar que la violencia se ha hecho cultura en México, prosiguió, es que las instituciones más valoradas del País según la encuesta son la Marina y el Ejército, con la Iglesia católica en tercer lugar.