Banner

Por Rachel García Vega
TRIBUNA
El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Enrique Burboa Valenzuela, expresó que el precio del camarón es incierto, debido a que existen diversos factores que intervienen una vez que se levanta la veda.
Dijo que lo que implica que el precio sea incierto son las condiciones climatológicas, así como los acaparadores que se dedican a comercializar el producto en la región.
Recalcó que el precio del camarón empezó a incrementarse desde hace ya cuatro años, ya que en temporadas pasadas se podía conseguir hasta en 60 pesos el kilo de crustáceo de tamaño regular.
Agregó que el producto empezó a encarecerse por problemas de enfermedades que empezaron a presentarse en las granjas de la región, así como por los mismos acaparamientos que efectúan las personas que tienen entregas del producto en las calles.
Sin embargo, el problema más serio se registró el año pasado, cuando tan sólo el kilo de camarón alcanzó un aumento estratosférico al elevarse hasta a 230 y 240 pesos el kilogramo.
Expresó que en los últimos meses el costo de camarón ha venido estabilizándose por lo que en este momento se comercializa hasta en 160 pesos y se espera que continúe bajando, ya que es un producto fundamental para la elaboración de la mayoría de los platillos que se venden en los distintos restaurantes de la localidad.
Por último, Burboa Valenzuela, dijo que tienen la esperanza de que la situación mejore y la captura sea buena, para que el precio no vuelva a elevarse.