Banner

Mario Rivas Hernández
Meyer y el conflicto del agua

NO PODRÍA DECIR QUE JEAN MEYER ES uno de mis articulistas favoritos. Mentiría si dijera que sí.
Sin embargo, su pasión por entender e investigar a fondo todo lo que ha rodeado y significado para México el conflicto del agua en Sonora, me asombra porque reivindica el oficio periodístico como una actividad que debe servir a la sociedad y no servirse de ella.
El más reciente artículo de Meyer sobre el acueducto Independencia, manzana de la discordia entre sonorenses, muestra tintes de coloquialismo que torna ameno y más entrañable el comentario del autor.
Empieza refiriéndose a un lector que “de buena fe” le reclama en los siguientes términos:
“Sus comentarios sobre el problema del agua en Hermosillo carecen de soporte y sólo repiten lo que dice el grupo de poder de Obregón”.
Meyer revira: sus fuentes más recientes son el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío y José Luis Moreno, del Colegio de Sonora.
Del ministro, dice que publicó “Derecho del Agua y el conflicto yaqui”, en el número 57 de la revista Derecho Ambiental y Ecología, de octubre y noviembre del presente año.
De Moreno, señala que presentó en agosto la ponencia “Trasvase de agua y conflicto ambiental de la Cuenca del Río Yaqui”, en el cuarto coloquio de geografía ambiental de Morelia.
Para Meyer, el conflicto del agua no es un asunto que competa solamente a los sonorenses.
Es un conflicto nacional, afirma.
El también historiador recurre a la historia política reciente en Sonora. Apela a las recomendaciones de los expertos y evoca que en las campañas políticas siempre se dijo que la solución al problema del agua era la desalinizadora.
Ciertamente, lo que Jean Meyer expone en su artículo de El Universal no es nada que los periodistas y analistas políticos de Sonora no sepamos.
Y no sólo lo sabemos: lo hemos planteado una y otra vez.
Aquí lo verdaderamente significativo es que un prestigiado historiador y articulista como Meyer, haya tomado como suyo un asunto que por años pareció no interesaba más allá de las fronteras sonorenses.
Esto es lo importante, según veo yo las cosas.
De hecho, me parece recordar que en alguna ocasión dije, a propósito de los comentarios de Meyer, que los Yaquis y los productores del Valle del Yaqui ya no estaban solos.
Sí, creo que lo señalé aquí mismo.
El resto del artículo se refiere a fallos ya emitidos por la SCJN y algunas especificaciones que en su momento no trascendieron debidamente.
Lo relevante, pues, es que diciembre empezó para Yaquis y productores, con un excelente artículo publicado en el periódico de mayor circulación en la Ciudad de México, El Universal.
Y quien lo escribió, no es un columnista del montón, sino una figura respetada dentro del mundo de las letras en este País.
En fin, música para el tocayo MARIO LUNA y para TOMÁS ROJO.
Digo, ¿no?.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ
Y ACÁ, EN CAJEME, LA BUENA noticia es que el licenciado y comunicador JORGE LUIS CUÉN QUINTERO, salió satisfactoriamente de su intervención quirúrgica, la tarde-noche del viernes pasado...
Desde luego, hay que abonar a los activos profesionales del doctor LUIS ALFONSO GASTÉLUM, el mérito de haber logrado una operación exitosa pero antes que nada a las plegarias de quienes aman a este Caballeroso cajemense...
¡Felicidades, querido amigo!...
¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Mi amigo ENRIQUE GUERRERO BARRAZA, el célebre Zurdo de Cananea, está empecinado en romper la regla de estos Rumbos: que todo cumpleañero que se mencione aquí, debe confesar su edad...
El Zurdo se resiste a hacerlo y esto no se vale...
Hago una excepción con él, aunque sólo a medias: ya rebasó los 70...
MIENTRAS TANTO, El Grupo Reforma publicó otra encuesta sobre el sentir de los mexicanos sobre el primer año de Gobierno de ENRIQUE PEÑA NIETO...
El resultado no le fue favorable al Presidente...
Y esto es comprensible, créame...
Porque este primer año fue de negociaciones, de ceder en aspectos importantes y dejar de hacer en otros...
Todo esto en aras de alcanzar las reformas estructurales que permitan el cambio para que el País deje de ser lo que hasta ahora ha sido...
Tuvo su costo y esto deben de haberlo calculado en Los Pinos...
Pero vendrán mejores tiempos...
DÉJEME DECIRLO: EL SÁBADO ANTERIOR recibí el libro “Ahora recuerdo” de CARLOS TELLO MACÍAS, que fuera durante un año --el primero del sexenio-- secretario de Programación y Presupuesto con JOSÉ LÓPEZ PORTILLO...
Tengo, para mí, que no somos demasiados los que le recordamos de aquellos tiempos...
Obviamente, no le conocieron los mexicanos que hoy tienen veinte, treinta, cuarenta y posiblemente los que anden en los cincuenta considerando que Tello fue miembro del Gabinete de JLP durante el año de 1977, es decir, hace 36 años...
Y en una de esas ni los que muerden los sesenta...
En 1977 yo realizaba mi primera visita a la Ciudad de México y la política me interesaba sobremanera (fíjese bien: me interesaba la política más no la grilla, que son dos cosas diferentes)...
En ese viaje me tocó en suerte ver al Presidente López Portillo cuando su auto y su comitiva de guaruras enloquecían el Centro Histórico de la Ciudad de México, al desplazarse de Palacio Nacional a Los Pinos, a eso de las 2 de la tarde. Esa costumbre desapareció en el mismo sexenio lópezportillista...
Yo sabía quiénes eran los miembros del gabinete y conocía en detalle las profundas diferencias entre el secretario de Hacienda, JULIO RODOLFO MOCTEZUMA CID y el de Programación y Presupuesto, CARLOS TELLO MACÍAS...
Tello venía de otra escuela, y tenía muy acendrada la idea de una política económica donde el Estado tuviera más injerencia...
Moctezuma defendía lo contrario...
Lo cierto es que a mí me tocó encontrarme en la Ciudad de México cuando los periódicos dieron la noticia de las renuncias simultáneas de Moctezuma y de Tello...
Confieso que mis recuerdos de Tello eran muy vagos en cuanto a su físico...
Lo que yo había memorizado era una cara cubierta con unos lentes de alta graduación, delgado, que no llamaba la atención...
De hecho, Carlos Tello prácticamente despareció de los medios después del linchamiento público a López Portillo y a sus erráticas políticas financieras que dejaron al País en ruinas...
De todos sus colaboradores de corte estatista, el que más representaba esa línea era precisamente Tello...
Al final del día, le salvó el hecho de que sólo haya permanecido menos de un año como miembro del Gabinete económico de López Portillo...
Tello había sido sub-secretario de Hacienda entre 1975 y 1976, a cuyo puesto se lo había llevado JLP, cuando fue nombrado titular de la SHCP...
Y ahí lo dejó cuando fue designado candidato presidencial, hasta diciembre de 1976...
Tello Macías fue embajador en la URSS, y en Cuba, y de estos nos presenta una serie de fotografías en su libro, recién presentado en Hermosillo...
Su libro auto-biográfico es importante para quienes conocimos ese pasaje de la historia política mexicana, pero no para la mayoría de los que gustan de leer libros...
Ayer leí una buena parte de esta obra, interesante, aleccionadora, porque nos alumbra en algunos aspectos que no teníamos muy claros sobre algunos sucesos...
Es la versión de uno de los testigos y, en su caso, de uno de los protagonistas...
Y yo estoy de acuerdo con la cita de MARCEL PROUST, que hace el autor: “El recuerdo de las cosas pasadas no es necesariamente el recuerdo de las cosas tal y como sucedieron”...
Pues sí: verdad de verdades...
Viene a colación lo anterior por la contradicción que encuentro en lo que Tello recuerda de su renuncia...
El afirma que renunció voluntariamente y que por ello JLP le llamó “soberbio”...
Y que con su renuncia sobre el escritorio, al Presidente no le quedó de otra que pedirle a Moctezuma -también su amigo- su renuncia a la Secretaría de Hacienda...
En sus memorias, López Portillo dice que él les pidió la renuncia a los dos...
Pero, bueno, como decía: estos recuerdos sólo nos interesan a unos pocos en este País...
Incluyendo, naturalmente, al que lo tuvo de invitado especial a su mesa hogareña después de la presentación de su libro, el analista político y escritor BULMARO PACHECO MORENO...
Les acompañaron a la mesa, LEONARDO FÉLIX ESCALANTE, profesor de la UNISON y JOEL ESPEJEL, director de la Escuela de Economía de la UNISON...
CURIOSAMENTE A MI NO me interesó tanto quién renunció a quien aquel año de 1977, como las relaciones en los años posteriores que hizo Tello Macías como embajador mexicano en Cuba y en la Unión Soviética...
En este último cargo, tuvo la suerte histórica de estar en el corazón de los acontecimientos durante la transición de la URSS a la Federación rusa...
Es evidente que guarda los mejores recuerdos de MIJAIL GORBACHOV, en una de cuyas fotos, durante la visita del Presidente CARLOS SALINAS, a ese País, se ve a Tello cenando a la misma mesa con el Presidente soviético y todo su gabinete...
Hay una foto que mucho le enorgullece: aparece con FIDEL CASTRO RUZ a su izquierda, que parece hacerle una broma...
Carlos Tello viene de una familia de servidores públicos...
Su padre fue canciller y su hermano Manuel también...
Creo que se trata de una auto-biografía objetiva, aunque esto no le quita que se trate de una sola visión de sucesos en los que muchos participaron...
Pero me quedó a deber...
Al menos en las pocas más de 200 páginas que alcancé a leer este domingo...
Cita con frecuencia la obra “Mis Tiempos”, de López Portillo, y cuánto diera yo porque su escritura se pareciera un poco a la del ex-Presidente...
Pero en términos de texto testimonial, me parece interesante, buena a secas...
Es todo.
Le abrazo.