Banner

Nelson Mandela, considerado sinónimo de paz, lucha y reconciliación, fue el primer Presidente negro de Sudáfrica y el más querido en el País y en todo el mundo por luchar durante 67 años contra el régimen de segregación racial (apartheid)

Por Inder Bugarin
AGENCIA REFORMA
BRUSELAS.- A partir de su lucha contra la segregación racial en Sudáfrica, Nelson Mandela se convirtió en un símbolo global contra la opresión. "He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre en donde todos vivan juntos en armonía y con igualdad de oportunidades", dijo.
Nelson Mandela, el icono de la lucha contra el apartheid, falleció a los 95 años en su casa en Johannesburgo vencido por una larga afección pulmonar, despertando una oleada de muestras de afecto y respeto en todo el mundo.
Pese a que la salud de Mandela había estado muy frágil por casi un año, el anuncio del Presidente sudafricano Jacob Zuma de su muerte sacudió a Sudáfrica.
Nelson Rolihlahla Mandela, conocido por el clan Thembu como "Madiba", será recordado como el padre fundador de la Sudáfrica libre y una figura indispensable en la lucha por la dignidad humana a través del diálogo.
"Es un héroe (...). Cuando piensas en una persona capaz de personificar el tipo de liderazgo al que todos aspiramos, el primer nombre que surge es el de Nelson Mandela", declaró recientemente el Presidente estadounidense, Barack Obama.
Nacido el 18 de julio de 1918 en Mvezo, hijo del consejero principal de la Casa Real del pueblo Thembu, creció soñando en cambiar un País sofocado por un sistema basado en la supremacía de la minoría blanca sobre la mayoría negra.
"He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre en donde todos vivan juntos en armonía y con igualdad de oportunidades".
"Es un ideal que espero poder vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy dispuesto a morir", dijo al iniciar su encarcelamiento de 27 años.
Abogado por la Universidad de Witwatersrand, fue un incómodo del sistema desde sus años de activista estudiantil.
Si bien inicialmente llamaba a la resistencia pacífica, hechos como la matanza de Sharpeville, en la que fueron asesinatos 69 manifestantes por la Policía en 1960, lo condujeron a replantearse la protesta no violenta.
En la clandestinidad, recibió adiestramiento militar en Marruecos y Etiopia, y a su vuelta al País, sería acusado de preparar un levantamiento armado. Fue condenado en 1964, junto con otros siete activistas, a cadena perpetua por alta traición.
El prisionero 466/64 pasaría casi tres décadas en la cárcel, de los cuales 18 vivió en una celda de dos por dos metros en la prisión de máxima seguridad de Robben Island.
Allí se convertiría en el símbolo de la opresión del régimen blanco a la población negra y ganaría el apoyo internacional hasta conseguir la libertad en 1990 bajo la Presidencia de Frederik de Klerk.
Mandela defendió la reconciliación nacional, abriendo el diálogo con la minoría blanca y evocando la transición democrática. Compartió el Premio Nobel de la Paz con De Klerk en 1993.
Su proyecto político culminaría el 10 de mayo de 1994, al resultar electo, por sufragio universal directo, como el primer Presidente negro de la República sudafricana.
Casado tres veces y víctima de escándalos y tragedias familiares, como fue la muerte de tres hijos, rompió el molde de otros líderes africanos negándose a perpetuarse en el poder.
Entregó la Presidencia al término de su mandato, en 1999. Luego se convirtió en un político de clase mundial y trabajó contra el racismo más allá de las fronteras sudafricanas y contra el SIDA.
"Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar", escribió Mandela.
Sus últimos años los pasó en su residencia en Qunu, al Sureste del País, y su última aparición en público fue en la clausura del Mundial de Futbol de Sudáfrica, en julio de 2010.

Derrumbe en NY 

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/442930gale1.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/479295gale5.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/760540gale3.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/111899gale2.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/454068gale4.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/733183gale6.jpg

Madre e hija fallecieron

Explosión en sótano provocada por fuga de gas destruyó dos viejos edificios donde vivían varias familias mexicanas. See details