Banner

También estarían las de sus acompañantes; esperan resultados de prueba de ADN

Por Javier Camacho

TRIBUNA

El agente de la Policía Estatal Investigadora (PEI) Antonio Fuentes Ruiz, de 30 años de edad, desaparecido desde el pasado 2011, podría ser una de las 8 osamentas encontradas el pasado 18 de noviembre en la fosa clandestina descubierta en el camino a Navomoa, en Navojoa.

Fuentes cercanas a la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) revelaron que existen muchos indicios, como parte de la vestimenta, estatura y demás factores, para creer que es dicha persona.

De igual forma, otras dos osamentas podrían tratarse de Gustavo Elizalde y Víctor Rodríguez, los jóvenes que acompañaban a Fuentes Ruiz y los cuales también están desaparecidos.

Sin embargo, la prueba de ADN que se tomó de dichas osamentas dará certeza de que tres de las 8 personas encontradas en dicha fosa clandestina pertenecen al agente de la PEI Jesús Antonio Fuentes y sus acompañantes.

La desaparición del agente Estatal fue denunciada por su familia el pasado 30 de agosto, a tres días de no saber de su paradero, como tampoco de los otros dos jóvenes que andaban con él.

El 27 de agosto, Antonio Fuentes, Gustavo Elizalde y Víctor Rodríguez, todos de Ciudad Obregón, salieron con rumbo a Navojoa para vender unos vehículos.

La tarde del mismo día el agente de la PEI se reportó con su familia para decirles que ya habían vendido los carros y que iban de regreso, sin embargo, nunca llegaron a su destino.

Desde entonces, la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE) y la propia familia de las tres personas, iniciaron con la penosa búsqueda.