Banner

Las pérdidas registradas por el Síndrome de Muerte Temprana afectará al próximo ciclo


Por Arianna Monteverde Meléndrez
TRIBUNA
Una caída en la producción de más de 60% en el camarón de cultivo, lo que se traduce en un monto superior a los mil millones de pesos, es el saldo que arrojó este año la afectación que tuvieron las granjas acuícolas en el Estado de Sonora por la presencia del Síndrome de la Muerte Temprana, lo cual traerá como consecuencia que el próximo ciclo agrícola no se llegue a establecer ni un 40% de las más de 22 mil hectáreas que se tienen en la Entidad, dio a conocer Reyes Eugenio Molina Moreno.
El presidente del Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sonora, indicó que en el ciclo productivo dentro de las más de 22 mil hectáreas que se sembraron, sólo se logró una producción de trece mil toneladas, teniéndose en promedio un volumen de 500 kilos por hectárea.
Destacó que el volumen de producción, es bastante reducido en comparación con los ciclos anteriores, ello derivado de la terrible afectación que tuvieron los productores por el Síndrome de la Muerte Temprana.
Especificó que existe una gran incertidumbre entre el sector acuícola, ya que no se sabe en qué términos serán otorgados los apoyos, y se apoyará de manera generalizada.
Indicó que por las terribles afectaciones que tuvieron este año, para el próximo 2014 la superficie esperada de siembra sólo será de un 40%; de las 22 mil que se habilitan en un ciclo normal; lo cual habla de la gravedad del problema.
Destacó que sin duda se tendrá que cambiar el sistema de producción, lo cual puede ser a través del mejoramiento de la infraestructura, el uso de la biotecnológica y mejores mecanismos de purificación de agua, que permita tener al camarón en mejores condiciones sanitarias.
Explicó que es necesario empezar a producir más con menos y ello se puede lograr en sistemas intensivos de producción, pero que son muy costosos adquirirlos.
Agregó que sin duda el sector social resultó más afectado este año, y que es por ello que han solicitado al Gobierno Federal un apoyo mínimo por hectárea que asciende a los mil 800 pesos por hectárea, para poder hacer frente a las millonarias pérdidas que se tuvieron este año; ello sin contar la fuerte problemática por los miles de empleos que se dejaron de generar en la actividad.