Banner

Sólo cuatro sectores incrementaron la productividad, el empleo y los salarios

Por Ulises Díaz

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- De 23 sectores manufactureros, sólo cuatro ramas incrementaron simultáneamente la productividad, el empleo y los salarios.

Así lo señala el “Monitor de la Manufactura Mexicana”, publicado por la UNAM, quien especificó que las únicas ramas que presentaron todos sus resultados positivos fueron la de alimentos; plástico y hule; metálicos, y la de maquinaria y equipo.

Según el estudio, en el segundo trimestre de 2013, en comparación del mismo periodo del año anterior, hubo un limitado crecimiento de la manufactura en su desempeño económico.

“Hay pocos sectores de la manufactura que lograron aumentar tanto productividad como empleo y salario, por el contrario, en la mayoría de los casos hay un aumento de la productividad, en algunos casos del empleo y en contados se plantea un aumento en los salarios reales”, precisó Enrique Dussel, autor del estudio.

Entre el segundo semestre de este año y el de 2012, el PIB manufacturero creció al 3.8 por ciento.

Esto se explica por un incremento de 1.7% del empleo y de 2.1 de la productividad, mientras que las remuneraciones reales con base en horas de trabajo cayeron 1.1 por ciento.

La tendencia, según el estudio, es que el sector manufacturero desde hace 5 años se esfuerza por elevar sus resultados en materia de productividad, lo cual se comprueba con crecimientos en 16 de los 23 sectores.

En 11 de estos sectores la productividad creció más rápido que el empleo.

De acuerdo con la publicación, hay sectores que desde la crisis financiera de 2008 no han logrado retomar los niveles de contratación que existían entonces.

“Hay un alza en el empleo adscrito al IMSS que el sector manufacturero ha expulsado y esto es una causa que contribuye en la informatización del trabajo”, precisó Dussel.

En tanto que ciertos grupos de producción presentan reducciones severas en los salarios, como es el caso de la industria química, la fabricación de computadoras o los insumos textiles.

Dussel asegura que no hay una asociación de causalidad común sobre por que estas tres industrias están experimentando un crecimiento común, pues habría que estudiar cada caso.

En la industria de equipo y transporte, dijo que vale la pena examinar la cadena automotriz que está logrando un aumento considerable en producción sin depender de la depreciación de salarios para ganar competitividad.

“En términos de política convendría concentrarnos en estos sectores y lo ideal y positivo sería buscar apoyar y aprender de sectores que logran un aumento en las tres variables”, enfatizó Dussel.