Banner

Mario Rivas Hernández
Casi 20 años después: los papás de Aburto

ERA LA MEDIA TARDE DE AYER lunes. Ojeaba por primera vez en el día, la primera sección de TRIBUNA.
Había leído, someramente, la nota principal de la primera plana: “Golpea crisis a transporte”, rezaba el titular. No me sorprendió. “Es un problema viejo”, me dije.
A querer y no, me oí emitir un suspiro al ver la foto de JENNI RIVERA, ataviada en un bello vestido de color azul y regiamente enjoyada.
¿Por qué Jenni en primera plana?
Pues porque ayer se cumplió el primer año de su trágica muerte.
Me detuve en la página 4A. Toda para la crónica de BULMARO PACHECO, sobre la visita de NELSON MANDELA a México, en 1991, lo que ayer mismo en estos Rumbos comenté.
Ahí estaba la foto donde el huatabampense saluda a Mandela, en su visita al Congreso de la Unión.
Estupendo relato el de Pacheco.
En la sección editorial resentí una ausencia: la de CARLOS LORET DE MOLA.
¿De vacaciones?
Pudiera ser.
ASI DISCURRÍA LA RUTINA de revisar los periódicos del día, principalmente TRIBUNA.
No había sobresaltos ni sorpresas.
Pero de pronto, me topé con la página 11A. Una pequeña foto, mil veces vista por millones de mexicanos, me estremeció: era la efigie más conocida de MARIO ABURTO MARTÍNEZ, el oficialmente confeso asesino material de LUIS DONALDO COLOSIO.
Me sorprendió el reportaje-entrevista que El Universal realizó sobre Aburto y sus padres.
No había por qué. Después de todo, el aniversario 20 del asesinato del político sonorense, se cumplirá el venidero 23 de marzo.
Es decir, el año próximo.
Por lo que haya sido, el periódico más leído de la Ciudad de México, realizó una entrevista a los papás de Aburto.
Y ahora sí gritaron.
De entrada, relata que a don Rubén Aburto, padre de Mario, “ya no le importa gritar”.
Todavía tiene miedo, pero no como antes, dice la reportera LAURA SÁNCHEZ.
La mamá, MARÍA LUISA MARTÍNEZ, rechaza categóricamente que su hijo haya sido el asesino de Colosio.
Acepta que el Aburto de Lomas Taurinas es el mismo de Almoloya, pero se niega a aceptar que un muchacho pobre, común y corriente, haya sido capaz de burlar el anillo de seguridad del candidato del PRI a la Presidencia.
Y pide al Gobierno indultar a Mario Aburto.
Además de la foto de Aburto, el reportaje presenta una donde aparecen don Rubén y doña María Luisa.
En otra, la imborrable imagen: dos elementos del EMP conducen a un Mario Aburto sangrando del rostro por los golpes que recibió de los enardecidos priístas.
Y la cuarta fotografía, también memorable: Colosio con el micrófono en mano pronunciando su último discurso ante la multitud que lo aclamaba.
Atrás, muy al fondo, los relieves de un cerro arbolado y personas que desde esa altura observaban el mitin.
A la derecha de Colosio y atrás, en lo alto, una casa de dos plantas en obra negra, sin terminar.
Es la misma casa que yo alcancé a ver desde la rampa que ascendía a un boulevard donde abordé un taxi, apremiado por el horario de envío a mi empresa.
Durante mis últimos 19 años, he forzado mi memoria para establecer cuáles fueron las imágenes que mis ojos captaron durante aquella fugaz mirada de Lomas Taurinas, la tarde de aquel miércoles 23 de marzo de 1994, en Tijuana.
Desde el aeropuerto, Guillermo, el encargado de la logística de prensa, creyendo que yo iba en el mitin de Lomas Taurinas, me condujo a una camioneta que iba a Lomas Taurinas.
En realidad, yo iba al hotel Paraíso Radisson, donde la inmensa mayoría de reporteros y fotógrafos ya estaban reunidos, trabajando en sus notas que enviarían a sus medios.
Aturdido, me subí al auto que me señalaba don Memo.
Fue durante el trayecto que me di cuenta de que íbamos al mitin, que sólo sería cubierto por un pool de periodistas, designado por la Sub-Secretaría de Información y Propaganda del PRI.
Ya no había nada qué hacer sino esperar a llegar a Lomas Taurinas.
Todo fue vertiginoso: un enfrenón sobre la acera y todos descendiendo para correr hacia el lugar del evento.
Yo también corrí pero en sentido contrario, hacia arriba, al boulevard, donde abordé el taxi.
Pero antes de hacer todo esto, en el preciso instante en que bajé de la camioneta, miré hacia el mitin. Se oía la voz del presentador y el clásico murmullo de las multitudes.
El lugar me pareció deprimente. Pero ciertamente no tanto como otros sitios paupérrimos que había visto en las giras por Oaxaca, Veracruz, Campeche y otras entidades mucho más empobrecidas que Baja California.
Sólo una imagen concreta logré retener: la casa de dos plantas, en obra negra, sin terminar, sobre una de las planicies del cerro.
Estoy cierto de que si Luis Donaldo no hubiese sido asesinado en Lomas Taurinas, jamás hubiese recordado esa casa inconclusa en cuya pared frontal, se leía en letras muy grandes: “COLOSIO”.
Seguramente el nombre de Lomas Taurinas nunca se hubiese mencionado en mis charlas con mis amigos ni en mis comentarios periodísticos si aquella fría tarde el mitin hubiese transcurrido con toda normalidad.
Los más de 200 periodistas que nos encontrábamos en el hotel Paraíso Radisson, jamás hubiéramos vuelto a mencionar el nombre de Lomas Taurinas, más allá de una pequeña nota que tal vez nos hubiera merecido ese evento.
Pero la historia se escribió precisamente ahí, en ese caserío diseminado sobre cerros y cañadas.
LO CIERTO ES QUE AYER, a la media tarde, mientras ojeaba con parsimonia la primera sección de TRIBUNA, no me lo imaginé que en la página 11A, iría al encuentro de los recuerdos, de mis recuerdos.
Y justamente en una tarde fría de diciembre, distante varios meses, aún, la fecha del aniversario luctuoso número 20 de Luis Donaldo Colosio.
Y cosas de la vida: una conductora de televisión, a quien yo nunca vi en la campaña de Colosio, saltó a la celebridad esa tarde, cuando por las influencias de JACOBO ZABLUDOVSKY, pudo ingresar al quirófano del Hospital General de Tijuana, para ser la primera en dar la noticia del deceso del candidato presidencial.
Usted seguramente la recuerda: se llama TALINA FERNÁNDEZ.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ
¡AH, QUÉ LAS HILACHAS! Como agua entre los dedos se nos está escurriendo diciembre...
Ya vamos sobre la tercera parte del mes y dentro de 21 días estaremos preparándonos para darle la bienvenida al 2014…
¡Qué cosa!...
EN ESTAS FECHAS PARECIERA que la cotidianeidad, con sus prisas, sus conflictos y pesadumbres, se paraliza, como si otras inquietudes nos atraparan para llevarnos por un camino irreal, cercano a lo idílico...
Las oficinas públicas empiezan a relajarse y muchos de los pendientes se dejan para el año venidero...
De todo esto platicaba el sábado anterior con JUAN LEYVA MENDÍVIL, y recordábamos que hasta la sentencia emitida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sería activada en enero...
Pues sí: se cumplió el pronóstico de estos Rumbos: la lucha por el agua no alcanzó ninguna solución en diciembre y se traslada a enero, y quién sabe si hasta marzo o abril...
CON JUAN COINCIDO: EN ENERO habrá acontecimientos importantes relacionados con el conflicto del agua...
Las noticias vendrán de la CONAGUA y, bueno, el propio Juan me comentó que ellos --el grupo técnico-- habían concertado con DAVID KORENFELD, una visita para enero al Valle del Yaqui…
LO CIERTO ES QUE ESTOS DÍAS son propicios para el refrescamiento de afectos y la comunicación de los mejores deseos...
Me gusta diciembre, a qué más que la verdad...
AYER, POR EJEMPLO, COMPARTÍ LA mesa en el Bibi de Ciudad Obregón, con el Dr. ENRIQUE LIBORIO GUTIÉRREZ PÉREZ y con CHALITO MATUZ SÁNCHEZ, ambos de la región del mayo...
Uno --Liborio-- de Huatabampo; el otro --Chalito-- de Etchojoa...
Con Enrique Liborio, platiqué ampliamente sobre libros --me trajo a regalar uno, “El Todopoderoso”, de IRVING Wallace-- y en algún momento él evocó un encuentro con un líder sindical del IMSS, que era muy culto y en su biblioteca destacaba la tetralogía “La Costumbre del poder”, de LUIS SPOTA...
De Spota y sus cuatro libros sobre el sistema político mexicano, hablamos durante un buen rato el ginecólogo y yo...
Ciertamente, todavía hay actividad política, gubernamental y legislativa...
A los legisladores federales, ni modo: no les queda sino aguantar vara y sacar adelante la reforma energética...
Yo apuesto tronchado a que saldrá en diciembre y que los sombrerazos y alegatos de los perredistas no son más que una estrategia concebida desde antes de aprobar la Reforma Hacendaria, en la que fueron de la mano con los priístas...
Los santones del PRD saben que no hay nada qué hacer: que la reforma energética es un hecho pero ellos están obligados a revalorarse frente a sus seguidores, con marchas y hasta con juicios legales...
En ello basan su fuerza popular y les urge recuperarse después de la devaluación política tras de su alianza con el PRI en la Reforma Hacendaria...
DECÍA YO QUE LOS políticos aún seguirán en activo hasta el 15 de diciembre...
O sea, que para el fin de la próxima semana, todo será como miel sobre las hojuelas...
Ah, casi lo olvido: desde Bácum me corrigen: la posada de la CNOP municipal, no será mañana, miércoles, sino el miércoles de la semana de enfrente...
Para tales efectos, el Dr. RAMÓN SERVÍN DE LA MORA ya está girando las respectivas invitaciones...
Es todo.
Le abrazo.