Banner

Ni el bloqueo del PRD-PT y Movimiento Ciudadano impidieron a diputados sacar avalar la minuta


Por Horacio Jiménez y Francisco Nieto
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- En un salón de pleno alterno y en medio de gritos, acusaciones, empujones y conatos de enfrentamientos, el pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo general y sin turno a comisiones legislativas, la minuta de la reforma constitucional en materia energética.
Con 354 votos a favor y 134 en contra, los diputados avalaron la reforma energética cuyos artículos en su totalidad fueron reservados por el bloque del PRD-PT y Movimiento Ciudadano.
Al dictamen se le dispensaron todos los trámites y se presentó ante el pleno e inmediatamente se sometió a votación y fue aprobado prácticamente por todos los diputados del PRI, PAN, Verde y Nueva Alianza; los legisladores del PRD, MC y PT votaron en contra.
Los diputados habilitaron el auditorio del edificio E de San Lázaro como salón de plenos alterno, debido a que legisladores del PRD, PT y MC tomaron por "sorpresa" el salón de pleno y su tribuna para evitar que se sesionara con cadenas y candados, así como curules cerraron todos los accesos al recinto.
El dictamen aprobado de la Reforma Energética saca definitivamente al sindicato petrolero del Consejo de Administración de PEMEX, y modifica los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución para permitir que empresas privadas participen en el sector energético.
Al cierre de la edición, los legisladores perfilaban aprobar el dictamen en lo particular donde se permite contratos de servicios (que el Estado pagará con efectivo); de utilidad compartida (en que el Estado compartirá un porcentaje de la utilidad); de producción compartida (que el Estado repartirá con la empresa un porcentaje de la producción obtenida) y contratos de licencia, con la transmisión onerosa de los hidrocarburos, en que la empresa tendrá que pagar por el producto, una vez que hayan sido extraídos del subsuelo.


La negociación
Desde temprano los coordinadores parlamentarios del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Manlio Fabio Beltrones; del Partido Acción Nacional (PAN), Luis Alberto Villarreal, y del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Silvano Aureoles, analizaban el trámite legislativo que le darían a la Reforma Energética en un hotel de Polanco, sin embargo, no hubo acuerdo.
Los diputados estaban citados para sesionar a las 12:00 del día, pero el cerco de los integrantes que simpatizan con Andrés Manuel López Obrador retrasaron la llegada de los legisladores y esto fue aprovechado por los diputados de izquierda para tomar el recinto.
De manera paralela a la toma del salón de plenos, los coordinadores parlamentarios se reunían en la Junta de Coordinación Política para analizar la toma del pleno y las agresiones a algunos diputados.
Los legisladores acordaron que tras los actos de violencia y el "secuestro" de la Cámara, sería la mayoría del pleno quien definiera si se le dispensaban los trámites y se debatía este mismo miércoles la minuta. La mayoría de los legisladores aceptó debatirla, dispensarle los trámites y fue votada en lo general luego de seis horas de discusión.
Manlio Fabio Beltrones, dijo que "mienten" quienes aseguran que se pretendía avalar vía "fast-track" la Reforma Energética, pues sí iría a comisiones para cumplir con su trámite legal y lamentó que no haya buena comunicación entre los coordinadores y sus correligionarios.
"Cuando los coordinadores parlamentarios son incapaces e insuficientes, o no tienen la autoridad para comunicarse con su bancada sobre los procedimientos, es la hora que el pleno diga lo que hay que hacer, y es por eso que nos encontramos aquí", argumentó.
Luis Alberto Villarreal dijo que en el PAN creen en la fuerza de las ideas y no en las ideas de la fuerza, pues está a favor del debate con argumentos y no en las sinrazones.
Al interior de la Junta de Coordinación, Aureoles se deslindó de las protestas y en el debate dijo que algunos perredistas fueron respetuosos y pidió prudencia y respeto.
El coordinador de MC, Ricardo Monreal, aseguró que con la aprobación de este dictamen no se reforma la Constitución, sino se deforma, y calificó este día como "negro en la historia de México".