Banner


Por César Omar Leyva
TRIBUNA
En el Santuario Guadalupano la fiesta que inició el miércoles por la tarde continuó ayer todo el día con la celebración de misas en las que participaron cientos de feligreses.
Al medio día el obispo Felipe Padilla Cardona celebró junto con el Padre Germán Olivarría una Eucaristía solemne en la que llamó a los fieles a imitar las acciones por las que la Virgen de Guadalupe logró ganarse el corazón de los mexicanos.
"Ella siempre ha querido estar cerca de la gente, sobre todo de los que menos tienen y a pesar de ser una gran Señora ha logrado llegar hasta nosotros con mucha humildad, con mucha sencillez y con mucho respeto", manifestó.
Padilla Cardona enfatizó que cada vez que se recuerda el acontecimiento Guadalupano, la Virgen quiere penetrar en el corazón de los católicos para que actúen de acuerdo a su corazón y eviten toda incoherencia entre su fe y su manera de vivir.
"Otra vez quedó demostrado que la fe es más fuerte que cualquier intemperie y cualquier obstáculo que se nos pueda presentar", dijo en referencia al gran número de fieles que participaron en las celebraciones a pesar del frío y la lluvia.