Banner

Por Mario Alberto Verdusco

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- El ingreso de los trabajadores cada vez resulta menos capaz de adquirir una canasta alimentaria, situación que ha provocado un deterioro en el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

De acuerdo con los resultados al tercer trimestre de 2013, este índice creció 3.6%, lo que refleja que hubo un aumento en el número de personas que no puede adquirir una canasta básica con la remuneración que obtienen a partir de su trabajo cotidiano.

Según los datos de la institución, la adquisición de una canasta alimentaria en las zonas urbanas del País costaba mil 187 pesos en octubre de 2013, mientras que a nivel rural el costo fue de 839 pesos.

Un año antes, la compra de ese grupo de productos básicos era de mil 148 pesos para la zona urbana, y de 820 pesos en la rural.

La canasta alimentaria que considera el CONEVAL contiene productos como maíz, trigo, arroz, cereales, carne de res y ternera, de cerdo, procesada, pollo, pescados frescos, leche, quesos, huevos, aceites, tubérculos crudos o frescos, verduras y legumbres frescas, leguminosas, frutas frescas, azúcar y mieles, alimentos preparados para consumir, bebidas y otros.

Aunque a nivel nacional creció 3.6% la imposibilidad de comprar una canasta alimentaria con el ingreso laboral de los trabajadores, en algunas entidades estas cifras fueron mayores.

Donde se agudizó esta situación en un año fue en Michoacán. En esta Entidad creció este problema 18.7%, es decir, casi seis veces más de que el promedio nacional.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, en Michoacán hay 313 mil 276 personas que ganan hasta un salario mínimo, es decir, menos de mil 942 pesos mensuales, mientras que hay otros 211 mil 236 trabajadores que no reciben ingreso.

Otras entidades con un crecimiento en la tendencia de pobreza laboral fueron Colima, donde el índice que mide la imposibilidad de adquirir una canasta alimentaria aumentó 15.3%, seguida de Baja California Sur, con 14.6%; Baja California, con 9.4%; Jalisco, con 9.3%, y Querétaro, con 8.2%.

El director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz, dijo que la causa es que se tiene un mercado laboral precarizado, con empleo insuficiente.