Banner

Dictan multa contra el empresario por casi 3 mil 400 millones de pesos

Por Víctor Fuentes

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) ganó un round de casi 3 mil 400 millones de pesos a Carlos Slim.

El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) declaró la validez de un crédito fiscal fincado a Carso Global Telecom en noviembre de 2010, por Impuesto sobre la Renta (ISR) pendiente de pago del ejercicio 2005.

La sentencia fue dictada el pasado 5 de diciembre por la Primera Sección de la Sala Superior del Tribunal, pero el revés al consorcio no es definitivo.

Carso promoverá amparo directo ante un tribunal colegiado de circuito en materia administrativa, que revisará en 2014 el fallo del TFJFA. La empresa incluso podría alegar la inconstitucionalidad de diversos aspectos de la anterior Ley del ISR, lo que llevaría el caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Se trata del tercer crédito fiscal más cuantioso que el SAT ha fincado a las empresas de telecomunicaciones de Slim, superado sólo por dos cargos notificados en agosto de 2011 y diciembre de 2011 a la filial Sercotel, que suman 11 mil 132 millones de pesos.

El crédito fiscal, por un monto de 3 mil 391 millones 688 mil pesos, fue fincado por la variación de la participación de la sociedad controladora, que en esa época era Carso Global Telecom, en el capital social de algunas de las empresas controladas.

“El SAT alega que esta variación generó una reducción en la participación de Carso Global en sus subsidiarias, lo que resultó en un aumento de ISR a su cargo”, explicó América Móvil en un reporte de 2013 a la Comisión de Valores de Estados Unidos.

“América Móvil no ha establecido una reserva en sus estados financieros para la pérdida que podría resultar de esta contingencia”, agregó.

En 2005, Teléfonos de México transmitió a Carso Global Telecom la autorización que le había otorgado el SAT para consolidar resultados con sus empresas controladas para fines de pago del ISR.

Carso Global fue la controladora de Telmex hasta noviembre de 2010, cuando se deslistó de la Bolsa Mexicana de Valores y fue adquirida por América Móvil como parte de un plan de Slim para consolidar sus operaciones de telecomunicaciones.